martes, 27 de octubre de 2009

Mítico, clásico, típico... (2)




Cuando Hitler robó el conejo rosa fue una novela muy importante para mí, fue la primera que me acercó a lo que había ocurrido en la Segunda Guerra Mundial y por el momento me parece que es la mejor novela de niños que he leído sobre este tema porque la manera en la que trata el mundo, visto a través de los ojos de la pequeña Anna me conmovió hasta el punto de no dejarme olvidar nunca esta historia, ocupa un lugar privilegiado en mi estantería y de vez en cuando lo miro pensando en la de veces que lo releeré cuando tenga tiempo.

Son una familia de judío-alemana que viven felizmente en el momento en el que Hitler sube al poder pero desde que éste es elegido como presidente, nada será como antes. Anna es la protagonista, es una niña inocente de nueve años a la que le arrebatan la infancia de una manera bastante brusca.
Lo que siempre he resaltado de esta novela es la ternura que está siempre presente entre la familia, lejos de parecer cursi o relamida siempre me ha tocado el corazoncito de un modo especial. El hermano, Max, siempre me recordó al mío, intentando ponerme los pies en la tierra y demostrarme que el mundo no siempre es de cristal sino que hay veces que se rompe.

El ritmo literario siempre me pareció muy fluido, intentando contactar con la persona que lo lee, tratando de explicar los sentimientos y consiguiéndolo de una manera muy eficaz.
Todos los personajes están perfilados y aunque la mayoría son meras sombras a ojos de una niña de nueve a once años, para mí eran pequeños retazos de la sociedad de esa época que me ayudaron a establecer los distintos tipos de personas que existían en el régimen nazi.

Me parece que esta novela es la razón por la que no me gustó nada la novela de John Boyne titulada El niño con el pijama de rayas porque siendo un relato supuestamente narrado por un niño no me transmitió ninguna ternura, incluso me dio la sensación de que en ocasiones se mofaba del asunto... (no me queméis los que sois fans de esta novela pero es mi opinión).

En cuanto a la escritora... tenéis que saber que la novela es más bien un relato autobiográfico. Judith Kerr nació en una familia judía en Berlín, teniendo que huir de los nazis en 1933 hacia Suiza, después fueron a Francia y por último se estableció en Inglaterra.
Se puede decir que cuando Judith Kerr escribió este libro, sabía de lo que hablaba.

5 comentarios:

Nicky Gray dijo...

Este fue uno de los libros de mi infancia. Lo recuerdo con mucho cariño y sé que me gustó muchísimo. También fue el que me acercó al tema que trata.

Algún día lo releeré =)

Elwen dijo...

Ufff yo y los libros de la segunda guerra mundial no nos llevamos, da igual desde qué punto de vista me lo escriban. Aisss que le vamos a hacer...

· Alba · dijo...

No he leído ni el Conejo ni el Pijama, así que me abstengo y me libro de guerras cruzadas xDDD

Como Elwen, no soy muy amiga de este sub-género...
Aunque sí he probado del comunismo chino en la literatura juvenil, que para el caso ¬¬

♪Mariana *-° dijo...

No, no he leido este. Pero creo que debería, me gusto mucho como la reseña, por lo que me entran ganas!
El que si leí fue el niño con pijama, me lo había recomendado mucho y me decía que era de soltar la lárgima. Yo que siempre termino llorando en los libros no lo hize en este, y pense que era la única, ahora me doy cuenta que tienes razon, no, no transmitió ninguna ternura. Pensé que era la única a la que no le gustaba mucho xD
Eso es todo, lo pescaré por ahi y haber si me lo leo ^^

Saludos!♥

Lether_Ireth dijo...

Para tod@s: Este libro me lo mandaron leer en la ESO y está recomendado a mayores de 12 años.

Nick Gray: Yo también le tengo mucho cariño a este libro :)

Elwen y Alba: Obviamente si no os gustan las tramas "históricas" no os puede llamar la atención este libro pero lo que puedo decir en su favor es que hace de un tema tan duro algo de lo que los niños pueden hablar.

Mariana: Hay que tener en cuenta que es un libro dedicado a un público infantil por lo que quizás sea muy añiñado pero de todas maneras me parece mil veces mejor que El niño con el pijama de rayas. A mí también me bombardearon a críticas favorables con esa novela y cuando me lo leí me quedé con una sensación negativa, pensando que era uno de los libros que menos me ha gustado desde que tengo uso de memoria...