martes, 27 de abril de 2010

Laila Winter y las Arenas de Solarïe

Título: Laila Winter y las Arenas de Solarïe

Autor/a: Bárbara G. Rivero

Puntuación total: 4/5

Calidad externa: 1/5
Personajes: 4/5
Amor: 1/5
Narración: 4/5
Argumento: 4/5
Diálogo: 4/5


Laila Winter es una chica que está a punto de cumplir dieciséis años y tiene un pequeño problema: su pelo es verde. Por esa razón todo el mundo la rechaza y se burla de ella. Cuando comienza el verano, el día de su cumpleaños, su padre le hace un regalo muy especial: un libro con cinco gemas que perteneció a su madre y que guarda un misterio escondido en sus páginas en blanco. Este misterioso libro es la llave de entrada a Solarïe, el reino de los cinco soles. Un mundo lleno de intrigas y peligros, pero del que no querrá regresar, ya que gracias a la ayuda de tres hadas muy peculiares, comienza a vivir un emocionante viaje para conseguir el tesoro concedido por la reina Hellia: un Grano de las Arenas de Solarïe, y en el que también descubrirá que al igual que sus nuevas amigas, ella también tiene unos poderes especiales.


Ha pasado tiempo desde la primera vez que escuché el título de este libro y mucho más desde que vi su horrorosa portada pero tantas buenas palabras sobre este libro y el que le sigue (cuya portada es preciosa) me empujaron finalmente a hacerme con él y a leérmelo.

Oye, niña… - dijo con una suave voz musical.
Lizzel se volvió desafiante dispuesta a comenzar una pelea de las que le gustaba, pero antes de que pudiese abrir la boca, la morena levantó el dedo corazón en un obsceno gesto impensable en los muros de aquel castillo y movió los labios diciendo: <<¡Bésame el culo!>>


Laila Winter es como toda chica de dieciséis años: contestona, gritona, caprichosa, muy empadrada y con el pelo verde. Eh… no, eso no es muy normal en alguien de dieciséis años y por esa razón sus compañeros le hacen el vacío o se meten con ella pero no entienden lo duro que es para ella.

Porque por mucho que ha intentado teñírselo y ponerse miles de potingues para que se vaya ese odioso color… la mata de pelo verde vuelve una y otra vez a su cabeza. Al igual que las burlas y las miradas despectivas.

De todas maneras, con o sin pelo verde, creo que sus compañeros de escuela se hubieran metido con ella porque desprende algo especial y, desgraciadamente, en el mundo la gente desprecia lo especial y desea pisotearlo.

Eso especial que tiene Laila tiene que ver con algo de su pasado y ese pasado le irá a buscar muy pronto, en su cumpleaños número dieciséis, en forma de libro. Este libro le abrirá las puertas a un mundo mágico pero no sólo la magia entrará a formar parte de la vida de Laila sino también tres hadas… digo, Bella Gente… que son tan distintas entre sí como del resto del mundo.

Cyinder es una pesada. Nimphia está como una cabra. Y Aurige es gruñona. Las tres tienen poderes y las tres, aunque Aurige lo apruebe a regañadientes, se unirán a Laila en el concurso anual de los Gremios de los Cinco Reinos.

¿Y a qué gremio pertenecen estas chicas? Ellas son las Coleccionistas y te recomiendo encarecidamente que si no has leído aún Laila Winter y las Arenas de Solarïe, lo hagas porque te embarcarás en un viaje a bordo de un Mustang Rosa con un regusto (a mi parecer) a Harry Potter y la Historia Interminable.

Estoy deseando leer la segunda parte…

1 comentario:

Elwen dijo...

Me alegro que finalmente te decidieras y lo hayas disfrutado tanto :)