miércoles, 2 de junio de 2010

La mansión Glass

Título: La mansión Glass. Primera parte de Los vampiros de Morganville

Autora: Rachel Caine

Puntuación total: 3'5/5

Calidad externa: 4/5
Personajes: 4/5
Amor: 3/5
Narración: 4/5
Argumento: 3/5
Diálogo: 4/5


Morganville es una pequeña ciudad universitaria poblada de personajes estrafalarios. Sin embarho, cuando llega la noche, el mal merodea a sus anchas.
Porque en Morganville habita una oscuridad que se oculta en las sombras más recónditas... aunque tampoco tiene ningún reparo cuando ha de mostrarse a plena luz del día.


La primera vez que escuché hablar de esta saga pensé: ya estamos otra vez con los vampiros buenos…

Cuál fue mi sorpresa cuando una amiga de la que me fío bastante en lo que a libros se refiere (en otras cosas también no me penséis mal) me dijo que no, que en esta serie eran vampiros malos.

Malísimos diría yo.

En La mansión Glass conocemos a Claire Danvers, una chica que ha tenido la desgracia de dejarse caer por Morganville que no sólo está repleto de vampiros si no de matones y pijas psicópatas inaguantables. Es decir, no es un lugar para que una chica de dieciséis años esté sola y sin protección por muy lista que sea.

Porque sí, Claire es superdotada y con casi diecisiete (como ella se empeña en resaltar) y un aire de niña que no puede disimular ya ha empezado la universidad en este lugar poco apto para gente que camina durante el día y sólo aspira a estudiar para labrarse un buen futuro como es el caso de nuestra protagonista pero los exámenes y su cuchitril alias habitación en la residencia no serán el problema que debe sortear desde el principio:

Su inteligencia y su pequeña bocaza le acarrean un gran problema: una de las chicas más populares llamada Mónica que, dicho sea de paso, está bastante loca, le declara la guerra y la deja hecha un cromo antes de amenazarla con la muerte y, obviamente, ¿cómo te vas a quedar en esa residencia con tal amenaza?

Pues como Claire no es tonta, se marcha de allí en dirección a la mansión Glass, un cruce entre Lo que el viento se llevó y La familia Monster para conseguir tener un lugar donde dormir sin tener que mantener un ojo abierto pero lo que no sabe es que en todos los rincones de Morganville hay amenazas mucho peores que Mónica y sus amigas y esas amenazas tienen colmillos y muchas ganas de matar inocentes para alimentarse.

Aunque tiene suerte y va a parar a uno de los pocos lugares de la ciudad dónde pueden brindarle aquello que ella necesita urgentemente: protección e información. Porque si hay algo peor que enfrentarse a algo es enfrentarse a algo que no sabes qué es.

- ¡Eoo! -gritó Eve antes de dejar la mochila de Claire sobre una mesa que había en el vestíbulo de entrada, su bolso junto a la mochila y las llaves en un cenicero de aspecto antiguo decorado con un mono de hierro forjado-. ¡Chicos! ¡Traigo una viva!
Mientras la puerta se cerraba de golpe a su espalda, Claire supuso que aquello podía interpretarse de dos formas, y una de ellas -la del tipo La masacre de Texas- no pintaba nada bien.


Eve, Shane y Michael serán sus nuevos amigos y yo os los resumo de esta forma: Eve es una gótica palabrotera que será esa amiga que largamente ha esperado Claire; Shane es ese creador de chili con carne tan tóxico que tarda horas en arreglarse y que arrancará suspiros en las lectoras, y Michael es un misterioso chico que sólo aparece por las noches ¿por qué será? ¿quizás esconde un secreto? ¿quizás Claire tiene el peligro más cerca de lo que cree?

Mi preferido es Shane por hacerme reír en los momentos más inesperados y por recordarme tantísimo a un personaje al que tuve muchísimo cariño hace tiempo.

Tengo que aplaudir a Rachel Caine por esta novela tan liviana, tan introductoria y atractiva que me ha puesto en contacto con esos vampiros a los que echaba tanto de menos. Me alegro de haberle dado una oportunidad porque su forma de narrar tan casual y fresca ha marcado la diferencia con otros libros más cargantes de la misma temática.

Antes de cerrar esta reseña tengo que decir que el final es digno de un final de temporada en una serie de televisión porque te deja con dos opciones: o te muerdes las uñas para la continuación o te dan ganas de tirar el libro por la ventana. Yo soy de las segundas pero aún no me he comprado el segundo…

4 comentarios:

Eineel dijo...

Totalmente de acuerdo con lo del final... menos mal que tenía a mano el segundo libro XD

Elwen dijo...

Me he propuesto leer todo lo que ha salido de vampiros (si, soy así de masoca) pero este va aún el último de la lista. Quizás ahora con el calor apetezca más esta lectura algo simplona así que a ver si lo consigo de prestado porque lo que está claro es que no voy a pagar la fortuna que vale.

ifigenia dijo...

A mí también me gustó muchísimo, y toda la razón con el final, salvo que para mí hay otra opción, esperar, aunque tengo el 2º en casa y ya me habían avisado que esto me pasaría.

Y Shane es mío, mi tessoro.

Besos

Nia dijo...

Maisha está insistiendo demasiado en que lo lea (al final me va a quitar las ganas), pero no sé yo, no sé yo... no me mola nada este libro, ni desde que salió le hice caso. Pero bueno, nunca digas nunca!