lunes, 7 de junio de 2010

Shutter Island

Título: Shutter Island

Autor: Dennis Lehane

Puntuación total: 5/5

Calidad externa: 5/5
Personajes: 5/5
Amor: 3/5
Narración: 5/5
Argumento: 5/5
Diálogo: 5/5


Shutter Island está cerca de Boston. Es una pequeña isla en la que tan sólo destaca el Hospital Ashecliffe, un centro penitenciario para enfermos mentales. El agente federal Teddy Daniels y su compañero, Chuck Aule, acaban de desembarcar. Un peligroso asesino se ha escapado pese a las férreas medidas de seguridad. No podrá salir de la diminuta isla, así que Daniels tan sólo mira el reloj. Una rutina más.
Dennis Lehane comienza así una novela imposible de olvidar, impredecible, que nos condenará a leer obsesivamente, con los lavados de cerebro de la guerra fría de fondo.


Para abarcar esta reseña, voy a hablar tanto del libro como de su adaptación cinematográfica (aunque muy poco) que, a mi parecer está muy bien lograda y capta de una manera fantástica los sucesos que recorren las páginas.

La historia arranca con un prólogo aportado por el doctor Lester Sheehan en la que habla sobre la última vez que vio Shutter Island y nombra a un tal Teddy, de estas páginas no se sabe nada en la película pero es normal ya que había que condensar mucho en poca duración.

En ese momento yo ya sabía quién era Teddy porque había visto la película antes (sí, lo sé, eso no se debe hacer) pero esa forma de empezar el libro es mejor que la adaptación ya que empieza dándote datos sobre cosas que empezarás a entender más adelante.

Eso sin contar la forma de estructurar el libro. Sin estructurarlo en partes, Dennis Lehane recoge su libro en días, días en los que conocerás a los personajes, en los que sufrirás con ellos, te cuestionarás cosas, en los que no podrás saber lo que se esconde tras el telón hasta que Dennis Lehane te permite descubrirlo porque su misterio es inconmensurable.

En el primer día entramos de lleno en el personaje protagonista, ese que nos va a acompañar durante tantas páginas y aventuras que, al menos a mí, me han dejado sin respiración. Edward Daniels. Teddy Daniels, mejor dicho.

Es un personaje explosivo, con unos detalles tan cuidados tanto en la estética de la película como en las descripciones psicológicas del libro porque cuando he leído sobre él en este libro me ha dado la sensación de tenerle al lado, de estar sintiendo lo mismo que él, de experimentar ese terror, esa sensación de angustia por no saber lo que está pasando o lo que puede ocurrir en cualquier momento…

Teddy Daniels es un agente federal que ha sido enviado al Hospital Ashecliffe para encontrar a una convicta fugada. Parece un caso normal pero el problema viene cuando colocas esa trama en un lugar como Shutter Island y dotas al Hospital Ashecliffe de todos esos curiosos detalles que no te dejarán dormir de la intriga.

Esos detalles curiosos que he nombrado de pasada son lo que enriquecen la trama porque la historia de Teddy en la Segunda Guerra Mundial, Dolores, el doctor Cawley y sus colegas del hospital y, por supuesto, Rachel Solando y Andrew Laeddis.

La trama de la Segunda Guerra Mundial en la que Teddy estuvo, liberando uno de los campos de concentración, es una de las que mejor está recogida en la película. A mi parecer, mejor que en el libro porque apenas se le da importancia.

- ¿Y ahora?- preguntó Chuck.
- Ahora los tratamos, moralmente. Intentamos sanarlos, curarlos. Y si eso falla, proporcionamos, como mínimo, cierta serenidad a sus vidas.
- ¿Y sus víctimas?- preguntó Teddy.
Cawley levantó las cejas, expectante.
- Todos los pacientes son delincuentes violentos ¿no es cierto?- dijo Teddy.
Cawley asintió con la cabeza.
- De hecho, bastante violentos.
- Por lo tanto, han hecho daño a alguna gente- añadió Teddy-. En muchos casos, incluso han asesinado.
- Sí, en la mayoría.
- Así pues, ¿qué importancia tiene que estén serenos en relación con sus víctimas?
- Mi trabajo consiste en tratarlos a ellos, no a sus víctimas- contestó Cawley-. Yo no puedo ayudar a las víctimas. Tener límites el propio de la naturaleza de cualquier trabajo. Y ésos son los míos. Yo sólo puedo preocuparme de mis pacientes.


En cambio todas las demás tramas son mucho mejores en el libro, sobre todo el doctor Cawley y sus diálogos con Teddy dignos de dos personajes que son muy fuertes, Chuck y su imán para la gente, Dolores y su hilaridad que te deja al borde de la locura, Rachel Solando y la repulsa que sientes al saber lo que hizo y Andrew Laeddis y el odio.

Odio hacia lo que pasó, odio hacia lo que pasa en la historia, odio hacia lo que pasará en el futuro cercano al libro porque si hay algo que debéis saber acerca de este libro es que, si no os gustan los finales abiertos, aquellos en los que tienes que darle un par de vueltas para entender lo que ha pasado, no lo leas porque querrás tirar el libro y maldecirás a ese Dennis Lehane que te ha hecho disfrutar durante tantísimas páginas pero que, repentinamente, ya no te cae tan bien por ese final tan rematadamente abierto.

Pero de todas maneras Dennis Lehane es un maestro de la palabra escrita, se mueve entre los recuerdos de su personaje preferido, ahonda en su subconsciente herido, hurga entre el vacío de su corazón hasta hacerle polvo. Todo sin paños calientes.

Lehane es directo, es un rey de los diálogos porque en esta historia sus puntos fuertes son los personajes y esos diálogos que le dan profundidad a la trama y te obliga a meterte ella aunque en ocasiones pueda ser doloroso.

10 comentarios:

Tempe dijo...

Ya quise ver la película en su día y no puedo ser, así que si pintas el libro tan bien, lo leeré si tengo oprtunidad. ;)

Nia dijo...

Yo pude ir a ver la película en su día y no quise, me daba un poco de reparo. Quizá lea la novela (porque después de ésta reseña mis dudas se han disipado), ya vi en uno de tus imm que te hiciste con la novela. Creo que primero la leeré y después veré la película, tarde o temprano (como con Glee) lo haré y te diré qué tal :D

Kestra dijo...

Yo vi la película hace tiempo y me gustó mucho, aunque no me gusta leerme los libros si ya sé cuál es el misterio xD

Besos :)

Elion dijo...

No he visto la película, pero le tengo muchísimas ganas al libro. Tu reseña me ha dejado con ganas :)

Francisca dijo...

A Mi la pelicula me encanto, Sólo estoy esperando las vacaciones de invierno para leerme el libro.

Pasajes románticos dijo...

No vi la película en su momento porque quería leer el libro antes y por lo que se ve esta genial!

A ver si me lo pido al círculo.

Saludos!!

Dácil

Providence LC dijo...

Pues con la película me ha llamado la atención la novela, así que está en mi lista de futuras adquisiciones literarias.

La trama es muy interesante y aunque me recordó un poco a la película Los Otros, las actuaciones me parecieron decorosas.

Gracias por tan buena reseña <3

Eneri dijo...

Vi la película y se convirtió en una de mis favoritas.
Ahora solo quedará leerse el libro que, aunque se sepa el misterio, seguirá siendo buenísimo.

Nia dijo...

Este finde vi Sutther Island y Ireth, si has leído el libro y visto la peli... vas a tener que aclararme el final; porque me he quedado a cuadros xD

Lether_Ireth dijo...

Créeme, el final está hecho así a propósito, todos salimos pensando: qué ha pasado aquí o muy seguros de que el final que nosotros creemos es el válido hasta que alguien nos dice el contrario y es que nuestro amigo Lehane hizo el final así de ambiguo a propósito dejando que pensáramos lo que más nos convenía.