martes, 23 de noviembre de 2010

La mano izquierda de Dios

Título: La mano izquierda de Dios.

Autor: Paul Hoffman.

Puntuación total: 5/5

Edición: 5/5
Narración: 5/5
Diálogos: 4/5
Personajes: 5/5
Relaciones: 4/5



Este es un libro que leí a principios de verano de este pasado curso, cuando mis exámenes acababan de terminar y me sentía libre, razón por la cual comencé una ronda mortal de médicos por no haber ido en todo el curso. Así que también es un libro leído en las salas de espera, en los metros que parecen interminables, en mi casa esperando la hora señalada pero tardé en terminarlo.

Si os digo la verdad este libro se me atragantó un par de veces, no porque no me gustara o porque no estuviera bien escrito si no porque me lo habían vendido como un libro juvenil y mientras leía me chocaba. Lo explico, yo cuando leo un libro de fantasía épica juvenil me espero algo muy estándar, unos parámetros de conducta en los personajes de la novela y en La mano izquierda de Dios se los saltaba todos así que yo me sentía descolocada.

Me encontraba en el segundo estancamiento cuando una persona que lo había leído y le había gustado mucho, sabiendo lo que pensaba me explicó que sí, que daba la sensación de que el marketing lo estaba tratando como juvenil pero de eso nada y entonces ya pude encarrilarme.

Tampoco me costó mucho porque una vez entendí eso, no me tomé a mal las reacciones de Kleist, los comportamientos de los Redentores o el de Cale mismo, el protagonista. Porque no me negaréis que Cale es completamente lo contrario que aparece como protagonista en este tipo de novelas para el público juvenil. Es un personaje completamente original, fresco, duro y brutal, sobretodo eso, una persona que, de existir realmente, a mí me daría miedo aunque también tiene su corazoncito que es de lo más sorprendente.

En la otra cara de la moneda tenemos a IdrisPukke que intenta dar a conocer una vida que los chicos del Santuario de los Redentores (que de redención nada y de santuario menos) no conocen ni por asomo.

De esta historia puedo decir con total sinceridad que me sorprendió, que fue un soplo de aire fresco después de tantas novelas de lo mismo una y otra vez. Esta historia narra las vivencias de un curioso grupo, de sus errores, de sus aciertos, de sus amores, de sus aventuras, de la verdad que se esconde en cada uno de los personajes.

La novela arranca con el descubrimiento de algo completamente inaudito e impensable en el Santuario de los Redentores y un solo chico capaz de empezar una nueva vida sabiendo lo que pasará en el caso de no ser capaz de escapar ya que si los Redentores le encuentran, la muerte será un paseo de rosas comparado con lo que esos monjes tendrán reservado para él, sobre todo el Padre Militante.

Con respecto a la forma de escribir de Paul Hoffman puedo decir que me encantó, que la sinceridad que me transmitió fue tremenda. Me hizo pensar seriamente en lo importante que es que un autor te hable de algo sin paños calientes, sin tener que explicártelo todo paso a paso si no haciéndote elucubrar sobre el tema que sea. Vamos, que le doy un diez a ese hombre que, a simple vista me recordó al emperador de La guerra de las galaxias.

Para terminar con esa reseña, deciros que es la primera parte de una trilogía (por si no lo sabíais ya) y que tengo muchísimas ganas de leer la segunda cuando llegue a España y, si puede ser, con una portada tan chula como la primera (y de título tan llamativo).

2 comentarios:

Liz dijo...

Lo quiero definitivamente ^^

besos!

Elwen dijo...

Estoy contigo, uno de los fallos de este libro es haber intentado venderlo como juvenil porque para los que no estén acostumbrados a la fantasía épica más adulta pueden encontrarlo muy crudo. Pero bueno, me alegro que al final te gustara :)