lunes, 20 de junio de 2011

Cuando los Hombres creyeron ser Dioses

Título: Cuando los Hombres creyeron ser Dioses.

Autora: Irene Serrano

Puntuación total: 3'5/5

Edición: 4/5
Narración: 4/5
Diálogos: 3'5/5
Personajes: 3'5/5
Relaciones: 3'5/5


Allá por diciembre del 2010 recibí en mi mail un correo de la Editorial Educando hablándome de este libro que estaba a punto de salir a la venta. Cuando leí la sinopsis estuve segura de que quería leerlo porque su tema y lo curioso de la corta edad de su autora me llamaron poderosamente la atención. Poco después el libro llegaba a mi casa y yo fui adelantando puestos en mi lista para leerlo cuanto antes.

La historia tiene varios focos pero el más importante, sin duda, es la historia de Amara. Al principio nos encontramos con esta chica, una perfecta chica rubia, glacial y concentrada en sus quehaceres de las BDM o Juventudes Hiteliaranas como nosotros las conocemos. A su lado nos encontramos con Erika, quien es todo lo contrario que su mejor amiga, es una chica llena de vida que me ha hecho sonreír muchas veces a lo largo de la historia.

Como os podéis imaginar, la historia no va a ir únicamente de esto ya que Irene Serrano nos adentra de lleno en la Alemania de 1935 cuando la persecución a los judíos comenzó a endurecerse seriamente y la escritora nos lo señala gracias a las familias de ambas chicas cuyo orgullo es ver a sus hijas uniformadas de la BDM.

Y es que pertenecer a las BDM y resaltar en ellas era lo más importante para la juventud “puramente” alemana y eso nos lo muestra a través de Minna Faber, hija de un oficial de la Gestapo que tendrá un papel de lo más importante en el libro pero no serán ninguno de ellos los que marquen una evolución en el personaje de Amara.

El encargado de hacer eso será un chico interesante, pícaro y sin pelos en la lengua llamado Nevin que entrará en la vida de la chica como un huracán y la dejará completamente patas arriba porque si hay algo que es capaz de cambiar la ideología de alguien (por muy metida que la tengas en la cabeza) es el amor y la amistad.

En general los personajes me han gustado, mi preferida fue Erika desde el principio porque la energía que me transmitía a través de sus narraciones y diálogos era verdaderamente contagiosa. Por otro lado otro personaje que me gustó mucho fue la madre de Amara porque con ella, Irene, consiguió plasmar a la mujer que yo tengo en mente cuando pienso en los años 30 y le cogí mucha ternura durante la historia.

Hablando de la escritura de Irene Serrano, aunque he encontrado un par de fallitos de eses que faltan o que sobran me ha parecido una historia sublime y me pregunto con muchísima curiosidad cómo se ha documentado una chica tan joven de un tema tan escabroso (aunque confieso que yo con su edad también lo hice, no fui hasta el extremo de escribir una historia tan plausible como esta novela).

En resumen que me parece que la Editorial Educando ha hecho una grandiosa elección cuando apostó por Irene Serrano y su novela Cuando los Hombres creyeron ser Dioses y espero leer pronto más de ella porque he terminado muy contenta.

3 comentarios:

Soycazadoradesombrasylibros dijo...

;)Yo tambien me ha encantado esta grandiosa apuesta,me dejo con la boca abierta tratando un tema asi,de la manera en que lo hace¡¡un besote enorme

Liz dijo...

me encantaria leer el lbiro de esta jovencita!

besos!

crishippie dijo...

es un libro que tiene una pinta estupenda, e Irene es una chica fantástica y simpatiquísima, así que habrá que leerlo :)