miércoles, 28 de diciembre de 2011

Admiración

Título: Admiración.

Autora: Nora Roberts.

Puntuación total: 4/5

Edición: 4/5
Narración: 4/5
Diálogos: 4/5
Personajes: 4/5
Relaciones: 4/5

Este verano fue algo caótico en lo que a lecturas se refiere ya que no utilicé ningún orden en concreto y básicamente me pasé los meses intercalando libritos más o menos cortos con la lectura de El Don de Alison Croggon que espero no tardar en reseñar. El caso es que todo lo que leía era literatura juvenil y comenzaba a estar muy saturada, además todo eran tramas bastante truculentas (con esto no estoy diciendo que las lecturas del verano no me gustaran porque no sería verdad) pero necesitaba algo completamente distinto.

Así que una noche, después de una cena con dos amigas paseamos por la tienda del VIPS y cuál fue mi sorpresa cuando me topé con este libro. Leí primero Nora Roberts en lo más alto y en muy grande y me acordé de cuando leí Ángeles caídos así que lo agarré y le di la vuelta. Su sinopsis me dejó un poco patidifusa, sin saber muy bien qué pensar.

Hablaba de la fama, de una familia atípica, de una protagonista más extraña aún y de un argumento que no había oído en la vida: la rehabilitación de una casa que provoca el descubrimiento de un misterio de la familia que desencadena una serie de actos violentos que pondrán en peligro a la propia protagonista en varias ocasiones.

El caso es que tenemos a Cilla McGowan, una joven que es la tercera generación de una familia de actrices de éxito. La primera de ellas es su abuela Janet, una mujer despampanante con una vida de infarto que se cobró los disgustos con una trágica muerte: un suicidio en su casa en el valle de Shenandoah. La segunda es su madre, una persona demasiado melodramática, empeñada en seguir la estela de su madre y, por extensión, en que su hija también la siga.

Pero eso no es lo que quiere Cilla en su vida, no quiere estar condenada a Hollywood y sueña con una vida propia y plena dedicándose en algo que, sorprendentemente, le encanta y la hace sentirse útil que es la rehabilitación de casas.

Hay muchas cosas que adornan esta idea, está la trama de misterio y la trama de amor. El misterio está estupendamente dosificado y bien estructurado, cuando menos te lo esperas hay un punto de inflexión que arroja luz sobre las dudas o que oscurece lo que tú pensabas que era la verdad. El amor, por otro lado, es paciente (sin prisa pero sin pausa), es seductor y es muy ardiente. Su nombre es Ford Sawyer (espero que alguien de aquí piense automáticamente en Lost y en el rubio estafador) y es dibujante y guionista de cómics con mucho éxito además y que encuentra en Cilla una musa para su arte.

Con esos ingredientes se obtiene una historia de lo más sana y entretenida, sin ningún altibajo ni capítulos que te parezca que sobran. Nora Roberts sigue con su prosa cuidada y muy contemporánea (con esto me refiero a que los personajes hablan como deben hablar), además de ser capaz de sintonizar con los sentimientos de todos los personajes para ayudarnos a entenderlos más.

Una cosa que me ha gustado bastante (además de las escenas con Ford, claro está), son los sueños de Cilla con Janet que le dan una dimensión más espiritual a la novela que me sorprendió bastante. De todas formas, el punto fuerte de la novela son los personajes, sobre todo los principales como Cilla y Ford que son como dos meteoritos impactando el uno contra el otro, con unos diálogos sagaces y de lo más desenfadados. Por otro lado, un personaje secundario que me ha encantado es Steve porque es TAN auténtico, tan divertido que no pude evitar cogerle cariño.

En resumen, una novela que me encantó en todos los sentidos, sobre todo porque fue justo lo que esperaba en ese momento. Así que ya sabéis, si buscáis algo para desconectar de todas las lecturas juveniles y os gustan las novelas de “misterio-amor” ligeras… no lo penséis más y buscar Admiración.