lunes, 24 de junio de 2013

La del cuaderno se va de eventos (15) Aquello que ocurrió en la Feria del Libro de Madrid en 2013

Es de todos sabido, que si eres madrileño y lector (no tiene que ser precisamente en este orden), al menos debes darte cita una vez al año en el recinto en el Retiro donde todos los años se celebra la Feria del Libro de Madrid. Yo, para no ser menos, este año he ido en varias ocasiones para comprar libros a buen precio, conseguir que varios autores firmen en mis libros (aunque realmente son de ellos) y disfrutar de los eventos organizados por editoriales, autores o alguna institución.

1 de junio
Primer sábado de la feria y el escogido para que cientos de jóvenes blogueros (o no) venidos de todas partes de España se reúnan para disfrutar de lo que más les gusta: la literatura. Como viene siendo costumbre, la Blogger Lit Con (BLC para los amigos), volvió a batir records con una asistencia de más de 270 personas (para que luego digan que los jóvenes no leen...).

Este año no aparecí en la foto de familia porque quise ir a la firma de libros de Laura Gallego, con tal mala suerte que cuando llegué la cola ya había excedido el número de libros que iba a poder firmar la autora por la mañana. Después de esto, las casetas fueron abriendo sus puertas (realmente sus persianas pero ya me entendéis) y empezamos a pasear para descubrir posibles tesoros.

En la caseta de Maeva nos obsequiaron a los primeros cien blogueros de la BLC que pasáramos por allí con una bolsa de ¿Quién es Mara Dyer?, un ejemplar de El Círculo que espero no tardar en leer y varios detalles más. Después tocó ir en busca y captura de firmas tanto de la señorita Carolina Iñesta, autora de El guardián de los secretos con la que tuve la suerte de hablar un rato; como de José Antonio Cotrina, autor al que admiro porque logra sorprenderme con cada novela que escribe, en este caso me firmó mi ejemplar de La canción secreta del mundo. El último escritor al que fui a visitar fue Francesc Miralles, autor entre otros de Un haiku para Alicia.
Después tuvimos un evento organizado por SM y el staff de la BLC en el que la escritora Begoña Oro nos invitaba a todos los que quisimos ir a un picnic literario con croquetas y sorteo incluidos. Ella, vestida elegantemente para la ocasión como en el booktrailer de la novela que nos promocionaba, Croquetas y wasaps. Yo, con más suerte que un tonto, gracias a un wasap prestado por Elwen de Mideclipse me hice con un ejemplar que me firmó justo después. Tras este estupendo aperitivo me fui a pasear por las casetas y tuve uno de los encuentros más sorprendentes que he tenido con un autor.
Todo comenzó con un rápido vistazo al interior de una caseta en la que vi un autor sentado pacientemente, iba a seguir mi camino cuando escuché: ¡eh, bloguera! Obviamente se refería a mí y me acerqué a donde estaba. Resultó ser Antonio Martín Morales, autor de La Horda del Diablo una saga de fantasía épica que me dejó con ganas de más por lo que no tardaré en sucumbir para comprármelo. Fue un placer poder conocerle en persona, aunque este momento no fue la única oportunidad que tuve de verle el persona el 1 de junio.

Cuando terminamos de comer, los organizadores se prepararon para organizar los equipos para los juegos de este año. Aquí fue cuando me di cuenta de algo, lo cierto es que pienso que no debería haber participado y haberme ido a dar otro paseo por la feria para conseguir más firmas, pero bueno esa lección ya queda aprendida para el año que viene. De todas formas pienso que la organización se comió muchísimo la cabeza para hacer juegos diferentes, aunque creo que la duración se les fue de las manos.

Por último y como colofón para un día agotador, José Antonio Cotrina, Antonio Martín Morales y Alberto Morán Roa nos deleitaron con una mesa redonda sobre la fantasía, que es el género que les une, en el que todos pudimos preguntarles lo que quisiéramos sobre sus novelas.

Segundo fin de semana de junio
Este fin de semana fue más lluvioso que el anterior pero fue maravilloso porque pude ir a visitar a autores y tuve un evento de lo más interesante. Los autores de los que os hablo son Carlos G. Miranda, autor de Enlazados, que aunque su novela ya la tenía firmada desde hace tiempo, quise hacerle una visita. Además tuve la suerte de encontrarle firmando con Santiago García-Clairac, por lo que aproveché para comprarme B1TERMAN y llevármelo firmado.

En una caseta más alejada estaba David Lozano, aquel que abrió la puerta del más allá y que ahora tiene un cielo rojo sobre su cabeza. Este escritor zaragozano que, a pesar de haberle visto la semana anterior, decidí esperar hasta este día para comprar su última novela Cielo rojo y que me la firmara.

Siempre he pensado que lo mejor de la Feria del Libro está en esos momentos que el escritor te dedica mientras escribe en ese libro que él ha creado desde su mente y que tú, o bien ya lo has disfrutado, o bien has decidido confiar en que te guste y por ello lo has comprado.

El sábado de este fin de semana asistí a un evento al que había sido invitada, la presentación del nuevo sello para los amantes de la literatura fantástica de la editorial Random House Mondadori y que lleva por nombre: Fantascy. Además con motivo de esta celebración se dieron cita editores, encargados del sello y dos de los autores, una de ellas Concepción Perea (mejor Concha, como dijo ella en la presentación) que consiguió crear una gran expectación por la seguridad de palabra de la que hizo gala. La Corte de los Espejos es su primera novela publicada y también uno de los primeros títulos de este sello que promete hacerse un hueco en las estanterías de aquellos que adoran la fantasía.

Muchísimas gracias a Pablo que me acompañó muchos de los días y sacó prácticamente todas las fotos que salen en esta entrada

2 comentarios:

Malabaricien dijo...

Wow! Vaya pasada de crónica, de verdad! Muchísimas gracias por compartirla con todos tus lectores. Efectivamente creo que lo mejor que tienen estos eventos no es comprar libros sino descubrir tantísimos aficionados (jóvenes) a la lectura, y sobre todo poder compartir tiempo con todos los escritores que nos hacen pasar tan buenos momentos con sus historias

Elwen dijo...

Jejeje, había olvidado que me debes una croqueta.

Chica, vaya envidia, ya pudiera estar yo todos los fines de semana que dura la feria.