miércoles, 27 de noviembre de 2013

El Gran Lord de Trudi Canavan Crónicas del mago negro III

Título: El Gran Lord Tercera parte de Crónicas del mago negro
Autora: Trudi Canavan

Editorial: DeBolsillo
Palabras clave sobre el género: Fantasía, épica, guerra, amor

Puntuación total: 4/5
Edición: 3/5
Narración: 4/5
Diálogos: 4/5
Personajes: 4/5
Relaciones: 3/5

Hace no mucho tiempo os traje la reseña de La aprendiz, diciendo que me había sorprendido por el giro que habían tomado los acontecimientos y, esta tercera parte, me ha vuelto a ocurrir porque El Gran Lord vuelve a transformar todo lo que conocíamos. Una vez más, al tratarse de una continuación de trilogía, os recomiendo que si no habéis leído las partes anteriores, paséis al último párrafo porque voy a hablar de las dos anteriores y no quiero spoilear a nadie.

Un año después de los acontecimientos que cierran la segunda parte, Trudi Canavan nos guía de nuevo a Imardin para que asistamos a un desenlace en el que descubriremos más de lo que habríamos deseado. Como en las anteriores partes, la novela se estructura en diversos narradores que viven diferentes situaciones y sienten de maneras completamente distintas. Esto le da a la novela una increíble diversidad y una sensación de dinamismo.

Sonea se encuentra en una situación envidiable, es la predilecta del Gran Lord, sus compañeros le guardan respeto y su poder no deja de crecer. ¿Entonces por qué no es feliz? Porque no es libre, no puede hacer lo primero que le venga a la mente porque tiene un secreto que guardar, un secreto que, si llegara a revelarlo, sus seres más queridos sufrirían. Por ello aguanta la convivencia con Akkarin y cumple con todas las condiciones que le impuso hace más de un año, pero a raíz de una conversación durante la cena, las cosas empiezan a cambiar hacia un rumbo que Sonea no puede siquiera empezar a sospechar.

Esta tercera parte es una novela que contrasta con sus anteriores partes por la gran acción que vivimos a lo largo de sus páginas. Después de unos capítulos que Trudi Canavan, sabiamente, utiliza para ponernos en antecedentes a los que hemos dejado un tiempo su trilogía, los acontecimientos se suceden a una velocidad vertiginosa, encajando todas las piezas de un puzle que al principio no parecía tener sentido.

Nuestra protagonista indiscutible será puesta a prueba en varias ocasiones y a la escritora se le verá claramente el plumero de dónde y cómo quiere que acabe. Es de esos libros en los que el lector se adelanta al personaje en lo que a temas del corazón se refiere. En esta tercera parte recuperamos a Cery, quien se ha ganado un sitio entre los Ladrones de Imardin gracias, en parte, a un pacto que hizo con alguien hace ya un tiempo y del que nosotros no teníamos ni idea. Prácticamente es mi personaje preferido porque su aguda inteligencia y su desparpajo le convierten en uno de los más atractivos de la trilogía. Tampoco puedo olvidarme de Akkarin, el Gran Lord, que es el personaje que más roles desempeña a lo largo de las Crónicas del mago negro y que obtiene un protagonismo desmesurado en esta última parte. Aunque hubo cosas que me chirriaron en su evolución, es indudable que el misterio que le envuelve y la historia de su vida, hacen que sea inevitable cogerle aprecio. Para terminar con esta parte de la reseña, he reservado a Dannyl, que es el personaje con el que más me he encariñado y aquel al que, cuando cerré el libro, deseé la mejor de las suertes en su futuro ficticio. Su afán por investigar y la madurez que desarrolla al tomar bajo su responsabilidad ciertos encargos, le hacen mi otro preferido de la trilogía.

Trudi Canavan creó un mundo completo y se mueve en el mismo como un pez en el agua. Los personajes, las situaciones y las descripciones, todos los elementos son orgánicos y conviven entre ellos a la perfección. Es capaz de elegir el momento más propicio para una conversación seria o para un momento embarazoso, también sabe ir dando pasos cortos y medidos cuando debe darlos, aunque en otros no duda en hacer que un personaje se pegue el castañazo del siglo. Después de haber leído la trilogía, creo que esa es la virtud de Canavan, saber qué conviene para qué escena en concreto.

Para terminar, os diré que si no le habéis dado una oportunidad a esta saga, no dudéis y se la deis porque si os gusta la fantasía épica en la que los personajes, más allá de ser héroes o malvados, son personas que sienten y padecen como tú y como yo, esta es vuestra trilogía. Dejar que Imardin se haga un hueco entre vuestros escenarios fantásticos y que Sonea y los demás os cuenten las Crónicas del mago negro.

Cita:
La figura alta y oscura se levantó de uno de los sillones de la sala de invitados. Ella sintió un temor familiar, pero lo obvió. Un globo de luz solitario flotaba sobre la cabeza de él, proyectando sombras sobre sus ojos. La comisura de sus labios se curvó hacia arriba en una sonrisa sardónica.