martes, 4 de marzo de 2014

Un beso en París de Stephanie Perkins

Título: Un beso en París
Autora: Stephanie Perkins

Editorial: Plataforma Neo
Palabras clave sobre el género: Romance, juvenil, humor, amistad

Puntuación total: 5/5
Edición: 3/5
Narración: 5/5
Diálogos: 5/5
Personajes: 5/5
Relaciones: 5/5

Seguramente todos conozcáis, al menos de oídas, este libro que volvió loca a casi toda la blogosfera (no digo toda para no pillarme las manos, pero las reseñas que he leído son positivas). Tantas recomendaciones hicieron que me comprara el libro en la Feria del Libro de Madrid de 2013 pero hasta principios de este año no he disfrutado de su bonita y divertida historia.

Anna Oliphant es una adolescente americana que ama el cine, tiene una mejor amiga con la que lo comparte todo, un hermano pequeño encantador y un algo-especial que hace que se sienta muy bien. ¿Qué es lo que nos encontramos al principio de esta novela? Que el padre de nuestra protagonista decide internarla en un colegio francés de élite porque “vivir en el extranjero sería una «gran experiencia educativa»”. Desde el principio los problemas de Anna son varios: no sabe francés ni siquiera para pedir su comida y está completamente sola en un internado donde casi todos han estado toda su infancia juntos.

Esto es así hasta que empieza a conocer a un grupo de compañeros que ayudarán a nuestra chica a hacerse un hueco en la Ciudad de la Luz. Le enseñarán los rincones más interesantes, el encanto de la capital de Francia, sus cines y todo lo que encierran sus calles repletas de historia.

Pero hay chico ¡y vaya chico! Étienne St. Clair lo tiene todo. Desde el cabello que parece gritar que lo toquen, la sonrisa encantadora y su acento británico, que como bien dice Anna, cualquier chica se derrite al escucharlo. Lo mejor de este personaje es su personalidad, sus continuas salidas, su pasión por la Historia (razón por la que se convirtió en mi personaje preferido) y su sensibilidad tan característica. Aunque claro, esto no sería nada si no fuera por la relación que mantiene con la protagonista desde casi el primer momento, me hicieron reír hasta llorar y aguantar la respiración en las conversaciones más intensas.

Obviamente, si todo fuera sencillo, no habría historia y es que Étienne tiene un punto negativo: tiene novia. Los malentendidos, las frases dichas y entendidas a destiempo, los rencores, los sentimientos encontrados y los corazones rotos se suceden con velocidad y ritmo constante que te impide dejar de leer.

La voz de Anna, que narra esta historia en primera persona, es muy especial. No peca de cursi, ni de desentendida. Es franca, directa y tierna como ninguna. Siente miedo, celos, vergüenza y casi puedes escuchar una carcajada en tu mente cuando ella se ríe. No es una de esas chicas que se anda con medias tintas y, quizá, esa es la razón por la que su vida vaya dando tumbos.

A cualquier persona que le he hablado de este libro le he dicho que es la descripción literaria de mariposas en el estómago. Casi todas las escenas se podrían encuadrar en preciosos marcos para que perduren en el recuerdo. Me encanta como Stephanie Perkins transmite sentimientos a través de sus personajes porque consigue que empatices muy fácilmente con todos ellos. Además la calidad con la hace que dialoguen entre sí como personas que tienes a tu lado y que podrían convertirse en tus amigos es increíble.

Para ir terminando os diré que en Navidades me compré Lola y el chico de al lado porque estaba segura de que este libro me iba a encantar. Además os diré que me gustó tanto que de vez en cuando releo con pasajes que tengo marcados para recordar lo bien que me hizo sentir este libro, así que no os lo perdáis.

Cita:
El chico me dedica una sonrisa. Tiene unos dientes preciosos: rectos en la mandíbula superior, un poco torcidos en la inferior. Y en sus labios hay marcas de suaves mordeduras. Me pierden las sonrisas como esa.

3 comentarios:

Elena G. dijo...

sin duda las novelas de Perkins dejan su huellecita. No suelo leer mucha novela juvenil contemporánea, pero en este caso no me pude resistir y la verdad es que tanto Anna.. como Lola.. me gustaron mucho :)

Irilaya dijo...

Es un buen libro (bonito, tierno y en muchos casos como la vida misma), pero a mí se me hizo un poco pesado, especialmente hacia el final, por ese interminable que sí/que no entre los dos protagonistas :3

Marta Cruces Díaz dijo...

Muchas gracias por los comentarios, chicas.
@Irilaya ¡qué alegría leerte por aquí! La verdad es que pienso que si no te gustan las idas y venidas románticas, este libro puede cansar un poco, pero a mí me encantan =D