miércoles, 9 de marzo de 2016

Lobo. El Camino de la Venganza de Patricia García-Rojo

Título: Lobo. El Camino de la Venganza
Autora: Patricia García-Rojo

Editorial: Editorial SM
Palabras clave sobre el género: Juvenil, fantasía, venganza, amor, evolución

Puntuación total: 4/5
Edición: 3/5
Narración: 4/5
Diálogos: 4/5
Personajes: 4/5
Relaciones: 4/5

Antes de empezar a hablar de esta novela y deciros por qué me ha gustado tanto, os quería comentar un par de cosas. La primera que el ejemplar lo recibí de la Editorial SM, a quienes agradezco muchísimo la oportunidad porque llevaba mucho tiempo buscando esta novela y no conseguía hacerme con ella. Por otro lado también quería recomendaros que os paséis por la reseña de El mar, otra de las novelas publicadas de esta autora y que fue galardonada con el Gran Angular del 2015.

Eriane es la voz narrativa y la mejor compañera que podíamos tener en el viaje que supone Lobo. El Camino de la Venganza, desde el principio se presenta a sí misma como un personaje secundario que participa en una trama mucho más grande que ella, pero nosotros seguiremos sus pasos en vez de los de cualquier otro (y con mucho gusto). En inicio nos presenta el mundo en el que se ha criado en el que es una cara prácticamente anónima al servicio de Arlinda, una joven noble maleducada y con muy mal carácter. Una jugarreta realizada por su señora y el descubrimiento de algo que es capaz de hacer le cuesta un severo castigo a Eriane y, mientras espera a que se decida su suerte, el destino viene en su busca cuando un chico extraño se presenta en el lugar donde se encuentra.

Con poco tiempo para reaccionar y teniendo que fiarse de su instinto, Eriane se embarcará en una carrera contrarreloj con un completo desconocido que dice llamarse Grillo y que tiene la habilidad de atravesar los cuadros. Sí, yo también flipé cuando leí la contraportada y Patricia García-Rojo me presentó a los salteadores de cuadros. Desde ese momento la vida de nuestra protagonista pasará a estar enredada con la de Grillo, Ángel y Lobo. Este último es el que le da título y sentido a la novela que nos traemos entre manos. Su historia es central y decisiva y tiene ingredientes de todo tipo: amor, traición, amistad y una venganza.

En este mundo al que Eriane comienza a pertenecer hay unas normas y unos castigos para aquellos que las infligen. Nuestros compañeros son fugitivos de la justicia en busca de un lienzo muy especial: El nacimiento de Venus de Sandro Botticelli. Un cuadro que no saben dónde se encuentra y que seguramente esté custodiado. Con tan pocas posibilidades de triunfo, Lobo traza planes para lograr su objetivo o perecer en el intento.

Nuestra protagonista es un personaje atrayente, intenso y con mucho que ofrecer al lector. Su mente es rápida, arrojada e inteligente. Tampoco se puede decir que sea perfecta, porque comete sus errores pero eso la hace incluso más maravillosa. Lobo es un alma herida, víctima de la peor de las suertes y que solo vive para lograr ver su sueño cumplido. Algo semejante es lo que le sucede a Ángel, siendo su personaje el único que me hizo tener un nudo en la garganta durante gran parte de la novela. Pero tengo que seros sincera, desde que aparece como por arte de magia en la habitación cerrada, Grillo me encandiló. Divertido, respondón, preocupado, dulce, irresponsable e incluso un poco cafre, os digo de verdad que aunque os parezca una novela breve es posible conocer hasta tan punto a un personaje en apariencia secundario. También me resultó intrigante Sombra desde su primera mención pero Grillo ya se había hecho conmigo muchas páginas antes.

La escritura de Patricia García-Rojo es sorprendente, consigue abstraerte con rapidez y no te suelta hasta que tú misma has atravesado la novela para acompañar a los personajes. En sus páginas encuentras condensada una trama de misterio, un amor de los que no se olvidan y la evolución del personaje protagonista, todo ello tratado con un ritmo ágil y muy trabajado, con un tono antiguo y una narración cuidada. Se desenvuelve igual de bien en una escena de pelea, como en las previas a entrar en acción. Es muy sencillo empatizar con los personajes, con aquello que les mueve y sentir curiosidad por el pasado de todos ellos gracias a lo cercanos que los hace la autora.

Tampoco puedo dejar de lado el mundo que ha creado, la idea de los salteadores de cuadros que te transportan a otras realidades y las implicaciones que tiene el obtener esa habilidad. Está explicada de una forma tan simple e imaginativa que no me hubiera sorprendido en ese momento encontrarme traspasando un lienzo.

En resumen, Lobo. El Camino de la Venganza es una novela de acción y aventuras con un toque romántico agridulce que te hace disfrutar muchísimo. Déjate arrastrar por Fénix, Grillo, Lobo y Ángel en un camino a través de obras de arte cuyo final es más impresionante de lo que puedes imaginar.

Cita:
Levanté la vista, asustada, y observé a un muchacho espigado, con el pelo gris y un mechón blanco adornándole la frente. Iba ataviado con extrañas vestiduras, de tejidos que no era capaz de reconocer, y armado con una espada que blandía en alto sin dejar de mirar a todos los rincones de aquella diminuta habitación.