jueves, 19 de mayo de 2016

León Kamikaze de Álvaro García Hernández (Gran Angular 2016)

Título: León Kamikaze
Autor: Álvaro García Hernández

Editorial: Ediciones SM
Palabras clave sobre el género: #Realista #Humor #Filosofía #Amor

Puntuación total: 4/5
Edición: 4/5
Narración: 4/5
Diálogos: 4/5
Personajes: 4/5
Relaciones: 4/5

El pasado mes de abril tuve la suerte de poder asistir a la rueda de prensa que celebró Ediciones SM para presentarnos los ganadores de sus premios. Después de conocer a los autores y sus novelas (así como asediarles a preguntas), la editorial nos obsequió con un ejemplar de cada uno. Hoy aprovecho para hablaros del galardonado con el Gran Angular 2016 que me deparó muchísimas sorpresas durante su lectura.

León tiene problemas, continuamente los tiene y la gente le odia. Sus padres le abandonaron cuando era pequeño pero él creía que volverían, porque siempre volvían hasta que alguien le dijo que no sería así. Fue entonces cuando decidió callarse para siempre por primera vez en su vida. Desde entonces ha pasado de hogar en acogida en hogar de acogida sin encontrar su lugar, todas las familias le han devuelto sin querer saber nada de él y así hasta los diecisiete años. Es entonces cuando le conocemos nosotros, entramos a formar parte de su vida surrealista y descubrimos lo poco corriente que es.

El centro de la historia es la construcción de León como protagonista y su evolución es lo que vamos rumiando a través de la lectura. Él es un kamizake y no creáis que tiene escrúpulos a la hora de arrasar. Cuando decide ser malo, lo es, no repara en daños ni en lo que ocurre con sus víctimas. Es un león en toda la amplitud de la palabra. Es un kamikaze en toda la amplitud de la palabra. No reacciona bien ante la presión, cuando se siente amenazado ataca y el resto del mundo tendrá las de perder. Un detalle que me dejó fuera de juego y que me hizo alucinar fue la forma de escribir de León y su consiguiente explicación.

Pero no es lo único que nos depara esta historia porque León Kamikaze es una novela mucho más completa. Si León es el chico salvaje que todo el mundo odia. Lola es la chica con peor suerte del mundo. De existir una mínima posibilidad de que se le rompa un paraguas que acaba de comprar, se le romperá. Si alguien puede lesionarse por ir con ella, ten por seguro que lo hará. Ella y su amiga Alma representan lo que dos adolescentes alocadas pueden ser. Colgadas del móvil, crédulas hasta decir basta y divertidas. Sus personajes han conseguido que me echara a reír en mitad de la calle por lo reales que son sus conversaciones y no hablemos de las situaciones en las que son capaces de meterse por conseguir un book de modelo.

A pesar de lo geniales que son los personajes de las chicas y de León, no puedo olvidarme de Mateo porque es el PERSONAJE. En mayúscula. Porque sus escenas son para enmarcar. Él es profesor de Filosofía en la universidad y tiene una vida de lo más delirante. Para no destriparos nada me contentaré con deciros que sus diálogos con León son puro oro.

Las virtudes de la escritura de Álvaro García Hernández son numerosas y la primera que me viene a la mente es su originalidad. No solo por la utilización de hashtags para dividir los capítulos por escenas que a alguno le puede sacar de la historia, aunque a mí me parece que la complementa de una forma graciosa. Es original porque no tiene miedo a salirse de las convenciones, a decir lo mal que está el personaje en una sociedad hipócrita y cobarde. Nos hace aprender con León el valor de la manada y que la gente es buena si se le da la oportunidad, así como que el amor hace daño cuando intentamos huir de él.

Sin duda una de las cosas que más llama la atención de León Kamikaze es lo directo de sus diálogos y lo reales que quedan, ya que dan la sensación de ser meras transcripciones de lo que personas reales han dicho. Me encanta que no necesite decir quién dice qué porque el lector puede identificarlo fácilmente. También la presencia de la literatura y de la filosofía por medio de alusiones que están metidas de forma perfecta enriquecen el texto y a los personajes.

En el mundo que Álvaro García Hernández crea en León Kamikaze encontramos situaciones absurdas, estúpidamente heroicas y desternillantes. La filosofía que transmite, además de una visión cruda de la realidad, puede enseñar más de lo que puedes imaginar. Es una novela llena de contagiosa locura y diversión surrealista.

Cita:
—¡Pues claro que no lo es! ¡Ni las enfermedades! ¡Ni la muerte! ¡La justicia es un intento ufano de hacer ver como objetiva la subjetividad del miedo humano!
—¡No te entiendo!
—¡Ni tú ni nadie!
—¡Que quiero una moto!