martes, 15 de julio de 2008

Amor de hermanos

El otro día me preguntaron cómo hacía para que los hermanos de mis novelas se llevaran de formas tan distintas. Una amiga se acaba de terminar Revive y en ella Dominic y Sara son dos hermanos que se demuestran el cariño sin ningún tipo de problema y por otro lado tenemos a los hermanos Gallego de Libros Perdidos esos Rein y Duncan que tan de moda están entre mis amigos. Sólo tengo que decir que a mí me gusta más la relación de estos dos últimos porque el picarse entre ellos y buscarse los puntos débiles es la leche, además de que al escribir con ellos me hacen pensar tela y no es fácil hacer que se muevan en una dirección. Esa rivalidad entre ellos (más bien de Duncan con Rein porque este segundo pasa del otro) les dio personalidad y les hace pensar en todos los recobecos, por eso son tan avispados.

Duncan caminó por la estancia como si de un león enjaulado se tratase.
- Por mucho que camines arriba y abajo, la habitación no va a cambiar- dijo Rein con voz cansada.
- Oh, por fin hablas- soltó el otro deteniéndose en seco y acercándose a la butaca dónde estaba sentado pacíficamente su hermano mayor.
- Sí, acostumbro a hacerlo- le respondió alzando un ceja.
- ¿Qué es lo que te pasa? Parece que te hubieran dado una valeriana, no estás nada preocupado- le espetó Duncan frunciendo el ceño.
- Es que ya lo haces tú por mí, enano. Me has quitado todos los nervios con ese paseo.
- ¿¡No te das cuenta de que nos lo estamos jugando todo!? Podríamos estar perdiendo a nuestros amigos mientras estamos aquí encerrados.
- El que no se entera eres tú, Duncan. Siempre tienes que ser tan temperamental que no te das cuenta de lo que hay a tu alrededor.
- Y tú siempre eres tan...- el castaño se quedó en blanco.- ¡Tú ya me entiendes!

Los hermanos Gallego son completamente distintos, Rein es muy tranquilo, es más mayor, ha visto más mundo y conoce muchos más secretos que su hermano menor pero Duncan tiene el encanto del novato, la frescura del nuevo y la gracia del ignorante.

Sara se acurrucó en el sofá y entreabrió los ojos algo adormilada. Intentó alcanzar la sábana que se había caído del mueble pero no pudo, su cuerpo no le respondía como debiera. No logró recordar del todo lo que había ocurrido la noche anterior, sólo una serie de fogonazos y un gran dolor en el costado antes de caer inconsciente. ¿Dónde estaría exactamente? Trató de agudizar el oído para captar alguna voz y no tardó en recibir una.
- Sí, está en la trastienda, cayó completamente fulminada en el ataque, deberíamos dejarla dormir mucho más. A lo mejor no se recupera.
No fue capaz de escuchar una contestación porque sintió un pinchazo en la sien, no podía seguir concentrándose tanto en el sonido de aquellas voces, tendría que esperar a que alguien tuviera a bien contarle lo que estaba pasando.
Aquello no tardó en suceder. Una mano amable, conocida, tibia y suave le acarició el rostro con sumo cuidado. Le tomaron la temperatura y justo después notó que se se sentaban justo a su lado. Se sentía muy segura allí. Se acercó a aquella persona inconscientemente antes de abrir los ojos para encontrarse con los escarlata de Dominic.
- ¿Qué tal estás, peque?- preguntó el chico con voz relajada y sedante.
Sara sólo fue capaz de emitir un gemido pero no le preocupó, ahora estaba con Dom.

Wow, que pastelosos son jeje, pero bueno, es una de las escenas más tiernas, sólo hay una que la supere pero era demasiado spoiler para publicarla jajaja. La verdad es que el personaje de Sara me encanta, es muy dulce e impetuosa, todo lo que hace es para ayudar aunque no siempre le salga bien, la chica tiene buenas intenciones que es lo que cuenta ¿no? Por el contrario tenemos a Dom que ha sido definido esta mañana por: el bombón más misterioso de mis historias. La verdad es que sí que es misterioso, no se sabe nada de él realmente hasta el final, nunca estás seguro de si lo que dice es de verdad o si te está metiendo otra trola. Normal que la pobre Sara no sepa qué hacer con él.

Pues eso, dos parejitas de hermanos que son muy distintos. A mí me gustan los dos y no sería capaz de escribir de uno de los personajes sin el hermano por ahí danzando. Sería realmente complicado.
Besos y hasta la próxima

1 comentario:

Sergio dijo...

Ohhhh hermanitooosss que monosss *¬*

Los hermanos dan mucho juego sin duda, eres la prueba viviente. Consigues efectivamente darle un caracter individual a cada pareja sin enfrascarte siempre en la misma relacion para todos.

Duncan y Rein son una pareja explosiva, dinamica, divertida, y algo loca, sin por ello dejar de ser tierna y fraternal.

Sara y Dom (a los que casi no conozco) son de otra pasata completamente diferente. Son inseparables, tiernos, cuidadosos... la envidia de cualquier padre xD

Ambas trozos super mega geniales, como siempre da gusto leer cosas tuyas porque escribes de lujo (valga la redundancia).

Espero q pronto cuelgues algo más, q actualizas el blog cada muxiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii(muchas más i de las que os podáis imaginar)iiiiiiiiiiiiiiimo tiempo.

Un fuerte abraxoo!!!

NOTA LEGAL:
- La cantidad de 'i' usadas en el mensaje puede variar dependiendo del país del lector y su legislación.
- Todas las vocales han sido pagadas o tomadas en prestamos por el banco mundial de las letras.
- El escritor de este post no es, ha sido, ni será nunca responsable de cualquier incidente en cualquiera de los dos polos terrestres con cualquier material inflamable, delegando en los pingüinos cualquier responsabilidad.
- Este mensaje puede provocar epilepsia, ataques de asma, bronquitis, locura crónica, cefaleas, dolor abdominal, o risa descontrolada.
- En caso de releer el mensaje de forma accidental, no se arranque los ojos y consulte con su psiquiatra de inmediato.

Ala... se me fue xD