lunes, 18 de mayo de 2009

Alas negras


Ahriel ha recobrado su libertad y obtenido su venganza, pero aún hay algo que debe hacer. Tras acudir a rendir cuentas a sus semejantes, en la Ciudad de las Nubes, se dispone a reanudar la búsqueda de la mágica prisión de Gorlian para recuperar aquello que dejó atrás al escapar. Está decidida a hacer cualquier cosa para encontrarlo, incluso interrogar a la única persona que sabe dónde se oculta. Llegar hasta ella no será fácil, pero Ahriel no estará sola esta vez.
Título: Alas negras
Editorial: Laberinto
Página web: Alas negras

Lo cierto es que leí la novela hace unos meses pero hoy ha sido cuando me ha dado por escribir la "crítica" así que voy a ello.
He leído críticas sobre este libro que son bastante duras cuando a mí este libro me ha parecido digna sucesora de su mamá, más adelante hablaré de las cosas que señala la crítica y lo rebatiré.
Alas negras es la segunda parte de Alas de fuego, esta historia arranca con una visita de Ahriel a la gran Ciudad de las Nubes a la que se describe poquito pero con las descripciones sobre el Consejo Angélico me olvidé completamente porque esos penetrantes ojos del Guerrero de Ébano interesado en la curiosa petición de Ahriel. El ángel femenino ha puesto patas arriba todo Karish buscando la bola de cristal que encierra a Gorlian y, por consiguiente, a su hijo pero no ha obtenido resultado así que ha resuelto que sólo le queda una salida: entrar en el infierno en busca de Marla e interrogarla para encontrar la devastadora prisión.
Paralelamente el hijo de Ahriel y Bran ha sido criado por el viejo Dag (quién finjió su muerte para huir de la Ciénaga y alojarse en la Cordillera). Su nombre es Zor, acortación de azor que es el nombre de un pájaro que el joven semiángel no ha visto en su vida. La primera vez que la narración acompaña a Zor conocemos la noticia de la muerte de su abuelo quién le enseñó a esconder eso que lleva a la espalda.
Personalmente, a mí me ha encantado el personaje de Zor porque su papel de hijo de Gorlian es impecable sobre todo porque a la hora de estar en peligro es valiente pero no adquiere una capacidad espectacular repentinamente.
Poco después asistimos a la entrada al Infierno de Ahriel acompañada por Ubanaziel y ayudada por el medallón de Kiara. Ese viaje por un lugar de pesadilla que nos muestra unos demonios muy distintos a los que conocí también con Laura Gallego en Dos velas para el diablo, estos demonios son malos porque lo sienten hasta la última fibra de sus cuerpos, tienen las alas negras y colas largas que utilizan a forma de arma.
Por otro lado tenemos a Zor buscando a la Reina de la Ciénaga que, según le cuentan, ha desaparecido o muerto, su camino le lleva hasta un inteligente y amable engendro llamado Cosa que es increíblemente interesante y más adelante hasta un viejo amigo, quien se supone que había muerto pero que sólo se había ido sin decírselo a nadie, el Loco Mac quien recupera un poco de lucidez a lo largo del libro hasta que conocemos su verdadero pasado que es realmente sorprendente.
Cuando Ahriel y Ubanaziel encuentran a Marla se darán cuenta que no será tan fácil interrogar a la antigua reina porque se la deberán llevar, salvándola del Infierno al que estaba condenada pero lo que no saben es que serán víctimas de un engaño perpetrado por un personaje misterioso e increíble llamado Sharolak.

En contraposición a Alas de fuego que era una historia sobre Ahriel y su evolución como personaje, Alas negras es una obra coral que va de un lado a otro, con distintos hilos argumentales que amenazan con juntarse.
No voy a destripar más de la historia pero quería hablar brevemente de los personajes que a mí me parecen importantes (paso de los demonios, sinceramente) aunque he pasado de uno al que conocemos brevemente pero cuya aparición es realmente importante para el final de la historia.

Desde que salió y los lectores comenzaron a devorar las 439 páginas que tiene, Alas negras ha obtenido muchas críticas sobre la poca evolución que Ahriel tiene pero hay que entender que el tiempo que transcurre en esta novela es inmensamente más corto que el de la primera parte por lo que sería ilógico que cambiara mucho a través de ella. Aquí conocemos a una ruda Ahriel que tiene que convivir con un ángel perfecto por lo que, sinceramente, es normal que parezca torpe más que nada porque ya no es el ángel guerrero que era antes, es la Reina de la Ciénaga con la venganza cumplida.
También se habló de Zor, sobre todo por el nombre ya que todos pensaban ya en Brel gracias al archiconocido fanfic de Alexia pero me hubiera sonado raro que Dag le pusiera ese nombre, además a mí el personaje me pareció de lo más coherente y simpático.
Por último he leído mucho acerca de la poca descripción que se le dedica a Aleian (la Ciudad de las Nubes) y más o menos estoy de acuerdo pero más o menos entiendo que no le quisiera dar más importancia de la que tiene ya que si hubiera tardado mucho en entrar en acción también se la criticaría.

Rasgos a destacar de la novela:
  • El Loco Mac me fascinó con su historia.
  • Sharolak y la belleza de sus palabras.
  • El estilo fácil de Laura Gallego se puede palpar en las páginas.
  • El reencuentro con los personajes que conocía desde hace 5 años y que me habían encantado.
  • Marla es la mejor malvada de todos los libros de Laura Gallego.

1 comentario:

Chaantii dijo...

No me he atrevido a leer tu crítica. ¿Tiene spoilers? Me quedan solo dos capítulos del libro y no quiero estropear nada xD