martes, 6 de abril de 2010

Damages



Esta Semana Santa, mi vida se ha resumido en unas cuantas acciones: familia, leer, hacer trabajos para la universidad, amigos, comer (de esto mucho), dormir (para variar) y conocer una serie que yo no había escuchado nombrar por ningún sitio.

Damages.

Lo primero que me atrajo fue el cartel de arriba, vi a Glenn Close, una mujer que para mí de pequeña era el emblema de la mujer fría, como una muñeca de porcelana y me atreví a hacer click para verla y no me arrepiento de haberlo hecho.

Recuerdo el primer momento, el ¿qué está pasando? que pronunciaron mis labios y la primera pregunta que cruzó mi mente: ¿Qué le ha ocurrido a esta chica?

Vale, no habéis entendido nada, a mí me pasó lo mismo pero ahora os explico el principio. Obviamente la cabecera no cuenta aunque reconozco que me gustó.

Un hilo musical nos enseña una ciudad, el humo del tráfico aparece, nos marea y un timbre ocasional nos lleva hasta una puerta de un edificio. Nos vamos acercando a la puerta hasta que esta cambia por otra entrada, la de un ascensor. La música alerta de que algo va a pasar hasta que las puertas se abren y nos muestran a la que será nuestra protagonista: una chica ensangrentada semidesnuda y con cara de susto. Huye precipitadamente del edificio y, alterada y visiblemente aterida por el frío, nos lleva a través de las calles de la ciudad.

Llora. Parece que no hay suficiente consuelo en el mundo para ella que, aún confusa, cae en manos de la policía. Sólo lleva con ella la tarjeta de un abogado.

De este plano que se presenta tan desesperanzadora (hasta la imagen está hecha en una gama de colores realmente oscura) nos llevan bruscamente a otro que nos traslada al pasado para que conozcamos a la chica ensangrentada seis meses antes.

Ellen Parsons es una prometedora abogada que acaba de salir al mercado laboral. Los bufetes se la rifan pero ella se decanta por uno en concreto, el más exigente: Hewes y asociados el cual dirige la flamante, fría, calculadora y más lista que el diablo, Patricia (Patty, por favor) Hewes. Su labia, su mirada, sus mentiras, sus rechazos, todo envuelve la serie de una manera que no podrás escapar de ella y necesitarás saber lo que ocurre.

De todas formas estas dos protagonistas se verán rodeadas de unos cuantos hombres que, sin duda, tienen también carisma aunque quedan ligeramente ensombrecidos por el protagonismo de Glenn Close y Rose Byrne que harán retumbar cualquier tribunal.

Del lado de Patty está Tom Shayes, su mano derecha, su segundo de abordo y por el lado de Ellen está su fantástico, comprensivo y guapísimo novio que se llama David y que sin comerlo ni beberlo también tendrá su par de bofetadas.

Estos protagonistas se enfrentarán a un "fraude" cometido con respecto a las acciones de una empresa que dirige uno de los mejores malos que he conocido en la pequeña pantalla, Arthur Frobisher, junto a su abogado Ray Fiske formarán la pareja de oro contrario.

Todos serán capaces de cualquier cosa para ganar el caso y Ellen deberá llegar aún más lejos que los demás.

4 comentarios:

Elwen dijo...

Apuntada queda ya que yo tampoco la conocía y Glenn Close tira mucho.

Yoryi dijo...

Pues no la conocia de nada, pero tiene muy buena pinta. Ademas, en tema de series me fio de ti porque me descubriste el mundo de Glee :).

cristal dijo...

pues no la conocia per me a llamado :P en cuando termine alguna de las series que tengo enpezadas me pongo con ella :P

besines chispeantes!

Maisha dijo...

¡No gano para series! Tiene muy buena pinta me la apunto y seriesyonkis hará el resto, veremos que tal está. Un beso!