sábado, 12 de noviembre de 2011

Palabras envenenadas

Título: Palabras envenenadas

Autora: Maite Carranza

Puntuación total: 4/5

Edición: 3/5
Narración: 5/5
Diálogos: 3/5
Personajes: 5/5
Relaciones: 4/5


La primera vez que escuché hablar de Palabras envenenadas fue cuando publicaron el fallo del Premio Edebé de literatura juvenil. Dijeron que era una novela de misterio que cuenta una escalofriante historia sobre los abusos sexuales infantiles y, para mí, cumple con lo prometido. Aunque este fue el premio del 2010, yo no me lo compré hasta marzo del 2011 y no me lo leí hasta junio. Aunque en cuanto decidí leerlo, no tardé nada en acabarlo porque me lo leí en un suspiro.

Bárbara Molina, una joven que desapareció con quince años de su casa dejando una familia destrozada. Nunca se supo lo que ocurrió con ella, hubo muchos sospechosos de quién podía haberla secuestrado o, incluso, matado pero nunca se encontró un claro culpable. Aunque lo que ha hecho que ningún miembro de la familia lo supere es que nunca se encontró el cuerpo de Bárbara ni una pista de su paradero.

Esa situación tan estática y decadente dará un vuelvo cuando Eva Carrasco, la mejor amiga de Bárbara recibe una llamada de la chica que creía muerta pidiéndole ayuda y se queda petrificada (con toda la razón del mundo, por supuesto). Después de pensarlo, decide llamar al detective que se encarga del caso de Bárbara, Salvador Lozano quien está a punto de retirarse.

Este detective lleva cuatro años considerando el caso de Bárbara Molina como su caso más importante y desquiciante ya que, por mucho esfuerzo que le puso, no logró descubrir lo que le pasó a la niña que desapareció dejando una nota, dejando claro que no quería que la buscaran. Ahora le toca pasar el testigo a un joven promesa llamado Toni Sureda al que le cuenta todos los detalles de la investigación, gracias a lo que nosotros podemos enterarnos de lo que sabe y comenzar a elucubrar sobre el posible culpable. Las historias de Martín Borrás, Iñaki Zuloaga y Jesús López se irán contando poco a poco, entrelazándolas con la de Bárbara y su familia.

Nuria Solís es la madre de Bárbara, una mujer que ha perdido todas sus ganas de vivir después de perder a su hija y cuya fuerza brilla por su ausencia. Tanto su necesidad de culparse de lo que ocurrió con su hija como las pastillas con las que se atiborra día tras día han provocado que se transformara en un zombi que ni siquiera es capaz de diferenciar a sus hijos gemelos entre ellos. Por otro lado está Pepe Molina, el padre coraje que puso patas arriba la ciudad en busca de su hija y que estuvo dándole la vara a Lozano durante toda la investigación.

La novela alterna capítulos centrados en los distintos personajes más fundamentales: Bárbara Molina, Nuria Solís, Salvador Lozano y Eva Carrasco que irán desentrañando los motivos y misterios de la desaparición de Bárbara. Hay dos cosas de esta historia que me llamaron mucho la atención mientras lo leía.

En primer lugar me llamó la atención que los diálogos estén insertos en la narración (diálogos indirectos de toda la vida pero que no son demasiado frecuentes, al menos para mí) porque le da una dinámica diferente e innovadora a la novela. Por otro lado está que dependiendo del personaje en el que se centre cada capítulo, nos transmite sentimientos de lo más diversos: miedo para Bárbara, derrotismo de Nuria, arrepentimiento de Eva y valentía para el detective Lozano.

Además de estos personajes, cuando la acción se centra en la vida recluida de Bárbara, tenemos la presencia de Él que cada vez que es nombrado o que aparece, te hace temblar de pies a cabeza como si le tuvieras frente a ti porque es tan perturbador lo que siente Bárbara que te lo transmite fácilmente.

Maite Carranza es una vieja conocida de mi librería, su trilogía de La Guerra de las Brujas la leí hace tiempo y la disfruté muchísimo, al igual que Magia de una noche de verano, reseñada en mi blog con el mismo cariño que lo leí. De todas formas, Palabras envenenadas tiene otro registro narrativo que no se equipara a ninguna de sus otras obras que he podido leer de Maite pero ha sido tan sobrecogedora que si repite en este género del thriller, no dudaré en leer lo que escriba.

Para terminar, quería deciros que Palabras envenenadas tuvo la suerte y el honor de ganar el Templi de novela española independiente del 2010 que entregaron los chicos de El Templo de las Mil Puertas.

2 comentarios:

Liz dijo...

EL libro tiene muy buena pinta!!

besos!

Pilar Alberdi dijo...

Un saludo. Pasaba por aquí y como he visto esta entrada sobre el libro de Maite Carranza, añadir que la autora acaba de ganar el nacional de literatura por esta obra. Enhorabuena para ella, y también para la autora de este blog por sus excelentes reseñas.