miércoles, 23 de octubre de 2013

La Batalla del Laberinto de Rick Riordan Percy Jackson y los dioses del Olimpo 4

Título: La Batalla del Laberinto Cuarta parte de Percy Jackson y los dioses del Olimpo
Autor: Rick Riordan

Editorial: Salamandra
Palabras clave sobre el género: Fantasía, juvenil, mitología, acción, amistad

Puntuación total: 4/5
Edición: 3/5
Narración: 4/5
Diálogos: 4/5
Personajes: 4/5
Relaciones: 4/5

Una entrega más de este magnífico semidiós que en cada libro va superándose tanto en poder como en sabiduría. Lo cierto es que tengo la novela muy reciente y ya estoy deseando continuar con la última parte de esta primera saga. Como siempre, si no habéis leído las partes anteriores, os recomiendo que saltéis al último párrafo porque suelo relacionar cosas que han sucedido anteriormente.

Percy, como ya es costumbre, comienza sus andanzas en La Batalla del Laberinto bastante escaldado. En muy poco tiempo consigue encontrarse con una conocida, desbaratar la buena voluntad de Paul Blofis y hacer enfadar a su mejor amiga sin tener claro el motivo. Nuestro protagonista, como siempre, decide pasar a la acción y ponerse en marcha con los problemas que se le vienen encima, porque no son pocos.

El ejército de Cronos va ampliando su número de efectivos, mientras que muchos de los campistas desaparecen o se cambian de bando, monstruos de otros tiempos se revuelven contra el poder de los olímpicos y la desaparición de Nico di Angelo no deja dormir tranquilo a Percy. Todos estos sucesos no le parecen suficientes al escritor para el desarrollo de la saga y decide desempolvar uno de los mayores mitos de Grecia: el Laberinto.

Personalmente, el mito del Minotauro y la historia de Dédalo e Ícaro siempre me han fascinado, por eso cuando vi el título de esta entrega (porque no hay que ser un lumbrera para imaginar de lo que va a tratar) me froté las manos deseando ver lo que Rick Riordan tenía preparado. Con una mezcla de curiosidad y miedo empecé a leerlo, y puedo decir que el siguiente sentimiento fue completamente infundado porque disfruté muchísimo con la forma en la que ha actualizado el mito.

Los personajes son un motor fundamental en esta saga, porque son muchos y muy carismáticos. En esta entrega recuperamos a algunos y ahondamos en otros, pero todos los ojos se quedan fijos en Percy (que para algo es el protagonista) por el que he llegado a sentir algo de orgullo, al ver cómo ha madurado y como defiende siempre a los suyos. Aunque esos sentimientos tan fuertes pueden llegar a ser su perdición. Pero no puedo dejar de nombrar a cierto semidiós con un futuro no demasiado claro y una mortal gracias a la que son capaces de encontrar el camino.

Como siempre, la escritura de Rick Riordan es deliciosa por su frescura y simpleza. Nos describe lo justo y necesario para disfrutar y hacernos una idea clara de lo que los personajes tienen delante, y traza unos diálogos con voces potentes que nos sacan sonrisas de vez en cuando.

Por último sólo me queda recomendaros encarecidamente que, si no le habéis dado ya, le deis una oportunidad a esta saga porque si os gusta la fantasía, la mitología y el buen humor, creo que os conquistará. Es difícil hablar de una saga que yo misma he retrasado la lectura pero ahora os puedo decir que me arrepiento de no haberlos leído antes.

Partes anteriores de la saga reseñadas en el blog:
El ladrón del rayo
El mar de los monstruos
La maldición del titán

Cita:
—Los espíritus nunca son buenos consejeros. Tienen sus propios intereses. Viejos rencores.