martes, 3 de noviembre de 2015

La maldición del ganador (Trilogía del Ganador 1) de Marie Rutkoski

Título: La maldición del ganador Primera parte de la Trilogía del Ganador
Autora: Marie Rutkoski

Editorial: Plataforma Neo
Palabras clave sobre el género: Ficción, intriga, rebelión, madurez, romance

Puntuación total: 4/5
Edición: 3/5
Narración: 4/5
Diálogos: 4/5
Personajes: 4/5
Relaciones: 5/5

Hace una semana tuve la oportunidad de colaborar con la editorial Plataforma Neo, quienes me enviaron un ejemplar de esta novela que me había llamado la atención desde hace meses. Esa chica rubia con un vestido tan festivo no combinaba con la expresión de dolor y la daga que empuñaba, necesitaba saber qué ocurría entre sus páginas.

Kestrel es una valoriana, la única hija del general Trajan y ya se acerca al momento en el que debe decidir si pasar a formar parte, o prefiere comprometerse en matrimonio. Lo bueno de la primera opción es que es la que su padre desea para ella y sobre la segunda es que durante su tiempo libre podrá dedicarse a lo que más ama: la música. Ella es una chica inquieta y que sabe bien cómo mover los hilos de la sociedad en la que le ha tocado vivir. Son los ganadores, los conquistadores y ella aprovecha sus habilidades estratégicas para sacar beneficio.

Es por eso mismo que ni ella misma se puede explicar qué la ha llevado a comprar a un esclavo herraní sin contar con la opinión de su padre o del mayordomo. El subastador lo ha vendido a los compradores como un herrero experimentado que también puede utilizarse como esclavo doméstico, pero lo que parece haberla motivado ha sido cuando ha dicho que sabe cantar. En ese momento Herrero le ha fulminado con la mirada como ningún esclavo debería mirar a su amo, ese desafío brillando en sus ojos la empujó finalmente a pujar por él hasta que nadie más ha querido superarla.

Con esta venta conocemos el funcionamiento del imperio valoriano y muchos de sus engranajes, el mundo de inspiración grecorromana que Marie Rutkoski ha compartido con los lectores. Su sociedad está dividida en estamentos y nuestra protagonista se encuentra en la cumbre, siendo la hija de un genio. Conoceremos su vida diaria, junto con su amiga Jess y la asistencia a comidas y fiestas con los miembros más destacados de Herrán, conoceremos los entresijos de una sociedad interesada y algo corrupta, en la que el engaño y los tratos a escondidas están a la orden del día.

El personaje de Kestrel me ha gustado bastante, el hecho de que su punto fuerte sea una mente estratégica y analítica hace que la admire. Aunque ya desde el principio me pareció una buena protagonista, la evolución que sufre me parece bastante lógica, los conflictos a los que se debe enfrentar y las decisiones que toma (quizá menos la última) me parecen bastante consecuentes. Es una protagonista cálida que intenta esconder sus debilidades porque es lo que la han enseñado desde pequeña, quizá su única vía de escape sea la música y por eso las escenas en las que aparece este arte sean las más dulces de la novela. En ella se ve una doble cara, la que muestra a la sociedad para quienes es una cara bonita y una mente despierta que utiliza sus habilidades para obtener ventaja y la chica que intenta mantenerse fiel a sí misma que solo desea vivir en paz.

En cuando a Herrero, o Arin como descubrimos un poco más adelante, es un esclavo con un papel más importante del que se adivina en un principio. Como descubrimos poco después de comenzar, Arin es miembro de un núcleo rebelde de herraníes que planean terminar con lo establecido desde la conquista valoriana. Nada más empezar es imposible que te des cuenta de que allí hay gato encerrado, que ese joven que pretende hacerse pasar por un esclavo no lo es ni por asomo. Él al igual que Kestrel sufre una evolución a ojos del lector, aunque realmente lo que creo que sucede que cada vez va liberándose más, hasta que deja salir su verdadera personalidad. Arin es inteligente, sincero y con unos firmes ideales, quiere recuperar la vida que tenía antes de la conquista y no se detendrá hasta conseguirlo. Pero también es muy humano, es un personaje más blando de lo que le gustaría admitir.

Contando con los dos protagonistas esta novela podría tener suficiente, ya que su carisma y conversaciones son más de lo que encontramos en otras novelas actuales. Aún así, en La marca del ganador tenemos un elenco de secundarios que completan una historia bastante equilibrada. Por un lado tenemos al general Trajan, de quien me hubiera gustado haber leído más de sus clases sobre estrategia porque sus diálogos discusiones con Kestrel me dejaron con ganas de conocer más detalles sobre el imperio valoriano. En el lado opuesto tenemos a Tramposo, un personaje que se va descubriendo cada vez más desagradable y al que se ridiculiza en varias ocasiones cuando al principio no te lo habían pintado de esa manera, quizá es el personaje que menos me he creído porque me ha parecido un chivo expiatorio para justificar muchos sucesos. También tenemos a los mejores amigos de Kestrel, Jess y Ronan, de los que espero tener más información en la siguiente entrega porque creo que si Marie Rutkoski juega bien sus cartas, puede hacer de ellos unos personajes sorprendentes y fundamentales.

En cuanto a la escritura, es la primera vez que probaba a esta autora y me ha parecido sencilla a la vez que completa. Creo que ha sabido compatibilizar la creación de un mundo nuevo, con su historia y conflictos, sin caer en el estereotipo de hacer unas largas descripciones sobre lo que ocurrió hace años. Da prioridad a la historia del presente de la novela y a sus personajes, centrándose en los dos protagonistas y su vida diaria, con las conspiraciones y rumores como telón de fondo. También tengo que decir que el tema de la esclavitud me parece que está tratado con una ligereza que no tiene y me ha dado pena que así fuera.

Para terminar os diré que la segunda parte de la trilogía no parece que vaya a tardar en publicarse y me alegra poder decirlo porque ya estoy deseando leerla (porque con ese final no he podido dejar de pensar en lo que va a ocurrir desde que terminé la lectura). La maldición del ganador es una novela de intrigas con personajes que se enfrentarán a derribar la barrera más dura que tienen: sus principios.

Cita:
Tal vez no supiera nada de la acústica del foso. Tal vez no le importara ni le preocupara que todo valoriano supiera suficiente herraní para entender lo que había dicho. Daba igual. Ahora la subasta había terminado. Nadie querría quedárselo. Probablemente a esas alturas la persona que había ofrecido veinticinco pilastras estaría arrepintiéndose de pujar por alguien tan incorregible que no obedecía ni a uno de los suyos.