lunes, 16 de noviembre de 2015

Silber. El primer libro de los sueños de Kerstin Gier

Título: Silber. El primer libro de los sueños
Autora: Kerstin Gier

Editorial: B de Blok
Palabras clave sobre el género: Fantasía, juvenil, humor, amor, sueños

Puntuación total: 3'5/5
Edición: 3'5/5
Narración: 3/5
Diálogos: 4/5
Personajes: 4/5
Relaciones: 3/5

En 2012 leí la divertida trilogía de El amor más allá del tiempo que la autora alemana Kerstin Gier publicó en España y me conquistó. Por si tenéis curiosidad sobre las peripecias de Gwendolyn Shepperd descubriendo una habilidad que desconocía tener, os dejo la reseña de Rubí y si habéis empezado o terminado la saga y queréis saber lo que me parecieron, os dejo las de Zafiro y Esmeralda (en serio, sigo sin tener idea de por qué lo tituló así al último volumen).

El caso es que me divertí tantísimo con la narración desenfadada y los personajes tan naturales que he acabado cayendo en comprar la segunda trilogía que ha sacado esta autora aquí en España y que lleva por título Silber. Pese a que me resistí bastante la portada con tantas cosas rugositas me hacía ojitos desde las estanterías de las librerías intentando conquistarme.

Kerstin Gier nos presenta a Liv Silber, su hermana Mia, Lottie y su perrita Buttercup cuando están en Heathrow pasando por un control de aduanas, siendo analizadas por la posibilidad de que transporten mercancía peligrosa. Y tan peligrosa resulta como un queso traído de Suiza. Con este comienzo tan prometedor en el que conocemos a los miembros de la familia Silber descubriendo que todos los planes realizados se van al garete. Al llegar descubren que su madre ha cambiado de planes y van a vivir en Londres en vez del cottage localizado a las afueras de Oxford del que se habían enamorado. Con sus ideas preconcebidas completamente destruidas, se ven forzadas a convivir con el nuevo novio de su madre y su familia.

Aun así la vida sentimental de la madre de Liv y Mia no es tan importante en esta novela, pese a que sí condiciona varios sucesos, lo verdaderamente importante es el mundo onírico al que Gier da vida en esta trilogía. Nuestra protagonista, una noche, consigue tomar control de sí misma en su sueño y encuentra una puerta que le da paso a un corredor interminable lleno de entradas protegidas de distintas maneras. Tras una de ellas encontrará a compañeros suyos del instituto que son más complejos e interesantes de lo que creía, pero también dará con un secreto que nunca jamás debería haber descubierto.

Desde el principio de la novela Liv se verá envuelto en una trama de misterios con raíces ocultistas en los que las mentiras y los peligros están a la orden del día. Ella tendrá que tomar la decisión de si ayudar a unos chicos que apenas conoce a salir de un embrollo en el que no deberían haberse metido.

El mundo de los sueños le da una dimensión bastante interesante a una novela divertida, dota de un ambiente bastante tétrico a unas escenas que podrían quedarse en casi ridículas. Kerstin Gier se vale mucho de los lúgubres cementerios en Londres y de un género literario algo en desuso en la novela juvenil para sorprender, y lo consigue además añadiendo su punto de humor tan peculiar y unos personajes a los que coges cariño.

Liv Silber como protagonista es estupenda, me ha hecho reír con sus conclusiones y con sus respuestas, además del hecho de sentirse dividida entre lo que intenta aparentar delante de su hermana sobre ser madura y pasar de los chicos, y el flechazo instantáneo que siente hacia uno de los chicos que conoce en el instituto. Aunque quizá no sea el personaje que más protagonismo tenga entre los chicos, Grayson es mi preferido, me encanta su sencillez, su preocupación, la calma que transmite cada vez que aparece y el deseo que pide (si habéis leído la novela, sabéis a qué me refiero). Quizá me sentí un poco decepcionada con la novela al ver la poca atención que se le dedicaba en el texto. Por otro lado tenemos a Henry, un chico inteligente y que trata de dar sentido común a la locura que les envuelve a todos los miembros de su grupo, es el personaje que me resultó más sospechoso desde el principio y aún ahora sigo preguntándome por qué me escama tantísimo (supongo que en las próximas entregas lo descubriré). Jasper me hizo reír y preocuparme por el estado de mi cerebro porque me parecía tan gracioso y estúpido al mismo tiempo que no podía ser normal. Creo que todas sus frases son para enmarcar como todo lo que un personaje serio nunca debe decir, sobre todo en lo que a chicas se refiere. Por último quería hablar de Arthur, el que se puede identificar como el líder del grupo y que, sin duda, es el objetivo de todas las miradas. Me encantó la evolución que tiene, en cuanto a la imagen que la protagonista se va haciendo de él a lo largo de la novela porque me resultó de lo más interesante.

Tampoco me puedo olvidar de Lottie, de quien me enamoré completamente, me hace gracia tener un personaje tan tierno en una trama en la que parece que tienes que dudar de todo el mundo. Me resultó muy especial y me reí mucho en los sueños cuando ella aparecía. Tanto ella como Mia me hacen pensar que tienen que tener más relevancia en las próximas novelas.

En cuanto a la escritura de Kerstin Gier, sigue siendo igual de fluida que en el caso de la otra trilogía. Los personajes y sus diálogos dan la sensación de ser tan cercanos que te parece estar escuchando sus conversaciones en vez de estar leyéndolas. Es una narración en primera persona, por lo que nuestro punto de vista está limitado a lo que Liv sabe y va descubriendo, de todas formas la riqueza que ganas en cuanto a conocimiento de los personajes compensa muchísimo. Como he dicho antes, el tono humorístico se mezcla con la onírica y con el peligro en una fusión bastante uniforme. De hecho, me recordó a la serie de Buffy en cuanto a que la protagonista vive una situación de peligro sin que falten los típicos chistes jocosos.

Para despedirme ya, os diré que la segunda parte de la trilogía ya está publicada en español y que ya está esperando a ser leída en mi casa. Os lo recomiendo si os gusta la novela de fantasía con una gran dosis de realidad, porque en este caso conviven al 50%. Si os queréis echar unas risas mientras os adentráis en un mundo tétrico y lleno de peligros, Silber El primer libro de los sueños, es vuestra novela.

Cita:
Contra todas las emociones razonables, sentí que dentro de mí surgía un hormigueo agradable. ¿Qué había distraído tanto a Grayson de nuestra especial tragedia familiar? ¿Qué tipo de planes solo podían realizarse con luna nueva? ¿Y qué significaban esas palabras latinas en la muñeca de Grayson? Estaba claro como el agua: mi futuro hermanastro tenía un secreto, y yo adoraba los secretos.

2 comentarios:

Shorby dijo...

Estos me gustaría leerlos más adelante, me gusta la temática y tienen buenas opiniones en general =)

Besotes

Al Rico Libro dijo...

Nos llama el argumento y la portada, así que nos la apuntamos.