sábado, 5 de diciembre de 2009

¿Por qué lo tengo? (5)

¿Por qué lo tengo? es una sección en la que hablo de un libro y digo la razón o razones por las que me lo he comprado, sacado de la biblioteca o cogido prestado porque hay ocasiones en las que estas curiosidades son incluso más interesantes que el libro en sí.




Hace varios años, cuando estaba haciendo la ESO tuve una época en la que descubrí la fantasía épica en todo su esplendor. Fue el momento en el que me topé con muchas novelas que me marcaron por completo y la trilogía de El Señor del Tiempo de Louise Cooper fue una de esas historias.

No me demoraré contando su argumento puesto que en esta sección no me ocupo de eso, sólo contaré la historia de cómo logré tener esta edición y por qué le tengo un cariño especial (lo suficiente como para ponerlo en mi blog).

Como ya he dicho, los leí en la secundario y fue gracias a la bibliotecaria de mi colegio que me sugerió que los leyera en una edición muy distinta a la que estaba en el mercado por esos entonces porque esta ya tenía sus añitos:



Y gracias a esta primera lectura, Louise Cooper me hechizó con su narración lenta pero adictiva y sus personajes intrigantes (sobre todo el protagonista, Tarod) dejándome con la boca abierta en muchas ocasiones.

El caso es que tiempo después yo dejé ese colegio pero en pensé en lo mucho que me gustaría tener esos ejemplares para mí por lo que empecé a buscarlos y me encontré con una gran verdad: estaban agotados, por todas partes. Me volví loca con su búsqueda porque nunca me había pasado.

Entonces se lo conté a un buen amigo que vivía en una isla no tan lejana que en su siguiente visita a mi ciudad me trajo un regalo, sí, lo adivináis ¿verdad? Me trajo ese pack que os he enseñado.

Los tres libritos relucientes, pequeñitos, preciosos y llenos de cariño por mi amigo. Desde entonces están en mi estantería, mirándome desde una posición privilegiada (con sus congéneres de la fantasía épica) y los he leído en otras dos deliciosas ocasiones que fueron muy intensas.

Desde aquí le doy las gracias a ese amigo mío, otra vez, por encontrar estos tesoros perdidos que ahora (como siempre pasa con las cosas que encuentras después de haber estado mucho tiempo buscándolas) no paran de aparecer como setas por el bosque.

9 comentarios:

· Alba · dijo...

Echaré un vistazo a sus sinopsis, que tantas relecturas habrán existido por algo ;)

Liki dijo...

Wooo, qué historia tan bonita, si es que los amigos de verdad... Lo que no hagan por nosotros... ^^ Lo mismo que Alba.

Nia dijo...

Qué pack tan bonito...
Aish.. los libros si son con cariño aún los cojes con más ganas; y luego guardarlos como tesoros ahí bien puestecitos, para mí es lo mejor, siempre que los veas te acordarás de él.

- Bella - dijo...

¡Qué bonito, qué bonito! Me ha encantado la historia con la saga y tu amigo ;) Y es bien cierto, un libro especial que te hará recordar a un amigo especial ^^

¡Me informaré!

muá!

Elwen dijo...

Pues no los conozco así que tendré que buscar más información.

Estoy contigo, cuanto más te cuesta encontrar un libro más satisfacción de aporta a su lectura luego.

cristal dijo...

hola!
no los conocia pero tantas lecturas seran por algo mirare haber que encuentro sobre ellos ^^

besines chispeantes!

Superpunky900 dijo...

Curiosa y bonita historia, con final feliz y reencuentro xD
¡Menudo regalazo el de tu amigo!

Angela dijo...

¡WOW! De Louise Cooper he leído parte de la saga Índigo, aunque he escuchado que no se compara con "El señor del Tiempo". ¡Pero qué envidia! Me encantaría tener ese lote de libros <3

Salenny dijo...

Yo soy fan de El Señor del Tiempo, hace mucho tiempo lo lei y me encanto, lastima que la segunda trilogía de El Señor del Tiempo este descatalogada...hoy en día se puede encontrar la primera trilogía porque la reeditaron (última imagen de esta entrada) pero la segunda la descatalogaron...realmente una pena teniendo en cuenta que son unos libros muy buenos y cuando veo en las estanterías de las librerias mierdas como los tipicos libros de vampiros que estan de moda, me tiro de los pelos