lunes, 21 de diciembre de 2009

¿Por qué lo tengo? (6)

¿Por qué lo tengo? es una sección en la que hablo de un libro y digo la razón o razones por las que me lo he comprado, sacado de la biblioteca o cogido prestado porque hay ocasiones en las que estas curiosidades son incluso más interesantes que el libro en sí.




Un libro acompañado por un... ¿leprechaun?

Fue en la última Feria del Libro de Madrid cuando me hice con esta novela y no me arrepiento porque me reí muchísimo con Maite Carranza y sus personajes a cada cual más tremendo pero como ya sabéis, en esta sección no os hablo de su argumento sino que cuento lo que hubo detrás de este libro, las vivencias que me llevaron a comprarme ese y no otros cientos que había en el mismo puesto.

Pues bien, yo ya conocía a la escritora por la trilogía de La guerra de las brujas pero realmente no me fijé en su autora sino en la portada y en su título. Me sentí completamente atrapada por esa portada en gamas azules que contrastaba con la cantidad de portadas negras y rojas que la rodeaban y el título en un oro en degradación. Puedo deciros con total seguridad que su portada me cautivó y mentalmente uní su título con la obra de Shakespeare y la promesa de algo así me empujó a leer su contraportada.

He de decir que realmente la sinopsis de la contraportada no ayudó en NADA a que me comprara el libro aunque sí que me hizo reír pero yo seguía dándole la vuelta una y otra vez a es libro, pensando que era una de las portadas más distintas que habían sacado ese año y que por tanto se merecía un viaje sin retorno a mi casa y, por supuesto, a mi ávida mente lectora.

De todas maneras también hubo otro momento que me empujó a comprarlo. Yo, en la Feria del Libro suelo esperar a ver el libro en un par de casetas antes de comprármelo y, si puedo, comprármelo directamente en la caseta de la editorial (en este caso Edebé) pero en esta ocasión fue en el primer momento porque el hombre que me atendió (muy, muy amable) me dijo que era una historia extraordinariamente mágica y sí, me podéis decir que eso lo dicen de todos los libros que tienen en la caseta pero yo vi sus ojos y eso, amigos, era el brillo de quien me estaba diciendo la pura verdad así que no pude negarme más tiempo a la tentación y me lo compré.

Ahora mismo, pienso en él y me río. Me río acordándome de C.C., de Marina de Ja de jabugo y de millones de cosas más que Maite Carranza me regaló con este libro taaaaan maravillosamente divertido.

5 comentarios:

- Bella - dijo...

La portada hace mucho a la hora de comprar un libro, en mi caso, Crepúsculo lo compré por la portada, fue verla y lanzarme a por él. Es uno de los muchos ejemplos...
Peeero como dice el refrán, no juzgues a un libro por su portada, y pese a que el libro de Laila Winter tiene una de las portadas mas horribles que he visto, todos hablan maravillas de él ;) es depende, pero en su mayoría hace hace.

muá!

Elwen dijo...

A ver si este se deja querer para navidad :P

Por cierto, como diría Alba, me llena de orgullosidad ver el banner de las Mosqueletras ya ahí tan monoso todo él xDDDD (dios paso demasiadas horas leyendo a la gatuna)

cristal dijo...

hola!
este caera en algun moneto o otra me atre muchísimola portada y todo xDD
aunque nunca hay que fiarse mucho de la portada.. :P

besines chispeantes!

· Alba · dijo...

Arrobando lo que dice Elwen... xDDDDDDDDDDDD
La estoy atrayendo al lado oscuro, muaajajaaa ^3^!!!

Cuando no he leído críticas de un libro, hay veces que compro por la sinopsis, otras por la portada... Y otras por el autor: Magia de una noche de verano fue por esa última razón ;)

Nia dijo...

La verdad que la portada y el título en letras doradas que destacan tanto atraen un montón... Casi todos los libros me han de entrar por el ojo para comprarlos, a no ser que sepa que será de los buenos aunque la portada no valga nada. También hay que decir que muchos libros con portadas increibles han sido un tostón a más no poder... así que, quién dijo que las apariencias engaña, lleva toda la razón!