sábado, 26 de junio de 2010

¿Por qué lo tengo? (12)

¿Por qué lo tengo? es una sección en la que hablo de un libro y digo la razón o razones por las que me lo he comprado, sacado de la biblioteca o cogido prestado porque hay ocasiones en las que estas curiosidades son incluso más interesantes que el libro en sí.




Todos los años, a principios de curso, después de decir que voy a estudiar desde el primer día, me prometo que no voy a escribir nada serio hasta estar de vacaciones y este año, por primera vez en mi vida, puedo decir que he cumplido esa promesa ya que a 26 de junio es la primera vez que me pongo a trabajar en serio sobre la novela que tengo en mente desde hace ya casi dos años.

¿Y qué tiene que ver esto con William Shakespeare y El Mercader de Venecia? Pues que va a ser necesario para un aspecto de la trama de mi novela. ¿Esto quiere decir que voy a hacer una versión cutrona de la gran obra de Shakespeare? ¡No! nunca se me ocurriría.

Lo que ocurre es que mis personajes principales, que viven en Estados Unidos, están apuntados en un taller de teatro y la obra que van a estudiar y representar es El Mercader de Venecia y para poder hablar con completa seguridad y sin tener que recurrir mucho a Internet mientras escribo he recurrido a lo más sensato: comprar la obra y leérmela.

Soy lista ¿a que sí?

Obviamente yo ya sé de qué trata la obra, he visto la película, la he visto representada pero nunca he llegado a leérmela porque siempre se me ha hecho raro leer teatro (menos cuando se trató de Luces de Bohemia del gran Valle-Inclán, que disfruté como una enana o Hamlet del mismo Shakespeare) pero me parece que es necesario empaparme lo más posible para no meter la pata en la escritura.

Tomé esta decisión en febrero sabiendo que cuando terminara exámenes iba a necesitar todo el dinero posible para mis bien merecidas vacaciones (¡qué modesta!)y me acerqué a la perpetuamente abierta Casa del Libro (no sé vosotros pero yo, siempre que quiero ir a comprar algún libro, siempre está abierta, es una gozada). El caso es que había muchos recopilatorios posibles y elegí esta por varios motivos: primero porque iba acompañado por otra obra de la que yo nunca he oído hablar y siempre es genial tener más conocimientos sobre este gran dramaturgo, segundo porque todos los libros que me he comprado este curso de lectura obligatoria son de esta misma edición (y me gusta que estén todos juntitos, bonitos e iguales) y tercero por lo barato que era (siempre levanta la moral que al salir de la Casa del Libro tenga dinero para tomarme algo en el Starbucks...).

5 comentarios:

Elwen dijo...

Yo tengo una importante cuenta pendiente con Shakespeare. He visto un montón de películas basadas en sus obras pero nunca he leído una de sus obras de teatro y es casi delito. A mi no me molesta demasiado leer teatro, el poco que he leído (Lope de Vega en su mayoría) es bastante ameno y divertido.

Lether_Ireth dijo...

Es que yo el teatro lo veo como si fuera para representar y que cuando lo leo le quito la gracia en su parte. Yo sé que es mucho más interesante ver una representación que leerlo porque el teatro está hecho para que los actores transmiten por lo que cuando leo yo no me lo sé transmitir a mí misma, por eso no leo mucho teatro (aunque siempre hay excepciones, claro)

Sheikh dijo...

Qué post más interesante jeje. Mucha suerte con tu novela ;)
PD: Yo soy incapaz de imaginarme en un teatro Luces de Bohemia después de haberme leído el libro ^^

cristal dijo...

xDDD! el otro día compre el libro junto con otros 2 de Shakespeare, tengo ganas de empezarlos ,)

besines chispeants!

Óscar Luis Mencía dijo...

Hale, nada como un buen libro de documentación. Suerte con ese proyectillo ;)

Óscar.