jueves, 9 de agosto de 2012

Entrevista a José Antonio Cotrina de El ciclo de la Luna Roja

Hola a todos, en esta tarde tan calurosa os traigo una entrevista que tenía muchas ganas de compartir con vosotros. Se trata de una serie de preguntas que le he hecho a un escritor al que admiro mucho.

José Antonio Cotrina es un novelista español con varias publicaciones a su espalda entre las que yo he leído El ciclo de la Luna Roja que he reseñado entera en este blog. Es una trilogía de fantasía que derrocha imaginación por todas las páginas que comenzó con La cosecha de Samhein, continuó con Los hijos de las Tinieblas y remató con La sombra de la Luna.

La trilogía es de lo más recomendable si os gustan las historias de acción, fantasía, terror y con muchos personajes.

Antes de dar paso a la entrevista, os aviso que algunas respuestas pueden contener algún pequeño spoiler.

Sin más os dejo con las preguntas y las respuestas, ¡disfrutarlas!


Sobre ti.

Tus novelas suelen tener una temática fantástica o de terror, ¿esto está motivado por tus lecturas?

Es evidente que siempre me ha tirado más todo lo relacionado con la fantasía (entiéndase en su triple vertiente: ciencia ficción, terror y fantasía en sí; a la hora de escribir no suelo hacer distinciones). Desde siempre me ha gustado que los autores me ofrezcan mundos o ingenios que no existen, que consigan durante un rato hacerme creer en lo imposible. La potencia tremenda de eso que se da en llamar “el sentido de la maravilla” es lo que me atrapó en un primer momento, lo que me convirtió en lector y un poco después me hizo escritor.

¿Nos recomiendas algún libro que a ti te haya encantado últimamente?

Pues con vuestro permiso voy a ser muy poco original: toca recomendar la saga de George R.R. Martin de Canción de Hielo y Fuego. En estos momentos estoy releyéndome los últimos dos libros y me asombra la capacidad de Martin para crear un mundo tan rico e hilvanar unas tramas tan poderosas. El nivel de detalle y coherencia del escenario que ha creado Martin es impresionante y cada vez va a más.

Antes de El Ciclo de la Luna Roja.

Tengo entendido que antes de escribir y publicar esta trilogía, tenías otras como La casa de la Colina Negra y Las fuentes perdidas. ¿Puedes contarnos algo de esas publicaciones?

Las fuentes perdidas fue mi primera novela. Una obra de fantasía oscura en la que un grupo de aventureros va en búsqueda del lugar mítico que da título a la novela. Esta obra está enclavada en eso que se da en llamar “La historia secreta del mundo”, esa serie de relatos que hablan de un mundo oculto que comparte espacio con el nuestro. Es un tipo de historias que siempre me ha gustado. Además Las fuentes perdidas fue mi primer viaje largo, un intento de ver si era capaz de moverme en novela y el trayecto en sí fue apasionante. Le tengo muchísimo cariño a esta historia.

La casa de la Colina Negra fue mi primera novela claramente juvenil. Un cambio de tono considerable tras la oscuridad y la violencia que contiene Las fuentes perdidas, aunque sobre todo hay alguna que otra traza de la primera en esta novela. Quise escribir algo ágil, repleto de fantasía. La idea surgió de un sueño que tuve cuando era un chaval; soñé que vivía en una casa encantada poblada de fantasmas, con puertas que conducían a lugares inimaginables. Intenté transmitir esa sensación a los lectores.

Curiosamente tanto una novela como otra están pendientes de continuación. Las escribí con mentalidad de saga, pero entonces llegó El ciclo de la Luna Roja y todas mis buenas intenciones quedaron en nada. Por aquel entonces el ciclo tenía otro nombre y yo consideraba que iba a tratarse de una única novela, pero me equivoqué y acabó convirtiéndose en trilogía.


Creación de Rocavarancolia y los cosechados.

¿De dónde surge Rocavarancolia?

De todas las ciudades que me han impactado a lo largo de mi vida, tanto las reales como las imaginarias. Para mí el escenario siempre es una parte muy importante de mis historias y en este caso más todavía. Rocavarancolia es prácticamente una ciudad viva, un personaje más de las novelas a la par del motor principal que pone en marcha la acción. Quería que fuera un lugar peculiar y la creé con la intención de que perdurara en la imaginación del lector (si lo he conseguido o no es algo que el propio lector deberá decidir)

Como anécdota, puedo contar que me costó mucho trabajo dar con el nombre de la ciudad, quería que fuera peculiar, que desprendiera magia. Cuando vino a mí fue prácticamente de improviso, un maravilloso momento de inspiración que me hizo pensar que estaba en el buen camino.

Rocavarancolia es, de todo lo que he creado hasta ahora, de lo que estoy más orgulloso.


Desde las primeras páginas del primer libro de la trilogía, se ve una imaginación desbordante en cada criatura creada por Denestor y más adelante en toda la historia, ¿en que te inspiras para crear todas esas muestras de imaginación?

La inspiración está en todas partes, en todo lo que leo, en las series, en las películas, en el día a día. Todas las vivencias, tanto las propias como las prestadas por otros, van creando, por llamarlo de algún modo, el campo de trabajo sobre el que después trabajará la imaginación. A veces se pone en marcha ella sola y otras eres tú quién tiene que ponerla en funcionamiento, un ejercicio activo en el que te detienes y comienzas a jugar al “Y si” o combinas elementos diferentes para ver qué historia se te puede ocurrir o piensas nuevos enfoques para lugares y situaciones comunes o, simplemente, te dejas ir.


Tras un primer libro donde los cosechados (y el lector) no tienen ni idea de lo que van a ser presentes, concluyes con un tercer libro (impresionante) donde todo cuadra y cada personaje es una pieza imprescindible de la trilogía, ¿cuánto tiempo ha llevado preparar estos libros? ¿Tenías claro desde que comenzaste cuál iba a ser el principio y cuál el final? ¿planificaste todo lo que iba a suceder?

El proceso de escritura de la saga me llevó cerca de seis años, pero el trabajo de creación “bruta” de la historia tuvo lugar en el primer año. En ese tiempo más que escribir me dedicaba a desarrollar la saga en la cabeza. Tenía muy claros cuáles iban a ser los momentos culminantes de la historia y, por supuesto, sabía cómo iba a terminar; de hecho buena parte del epílogo que cierra La sombra de la luna lo escribí años antes del resto de la novela, cuando todavía estaba escribiendo la que sería la primera parte de la trilogía. Tener tantos aspectos claros me facilitó la tarea de escritura y además me dio la oportunidad de ir dando pistas de lo que iba a suceder desde prácticamente el comienzo.


¿Hay algún personaje basado en algún amigo o conocido? ¿Con quién te sientes más identificado?

Hay nombres prestados y algún que otro guiño, pero nada más allá de eso. Identificarme lo hago con muchos, en el sentido de que hay varios que tienen ciertos rasgos míos. El caso de Hector con su torpeza del comienzo de los libros, por ejemplo, o el de Marina, que quizá sea el más significativo de todos. (Aquí hay un pequeño spoiler del primer libro)Marina en la Tierra escribía relatos ambientados en una ciudad mágica, Delirio, que, como luego averiguamos, tienen una relación estrecha con el pasado, presente y futuro de Rocavarancolia; y yo, como Marina, durante un tiempo escribí también una serie de relatos que se desarrollaban en una ciudad encantada, aunque en mi caso yo la llamé Soberbia.(Fin del spoiler


¿Te decantas por alguno de los personajes como favorito?

Me cuesta hacerlo. Dependiendo del día y de mi estado de ánimo, mi respuesta puede ser diferente. El que más me divertí escribiendo fue Bruno, su evolución como personaje fue increíble, como puede dar fe cualquiera que haya leído los tres libros. Otro de mis preferidos es Esmael.


Una cosa que destacaría de esta trilogía es que sabes que, en cualquier momento, tu personaje preferido puede morir ¿te costó decidir quiénes serían esos pocos afortunados? (o afortunados a secas, según se mire)

No, no me costó. En el fondo fue la historia la que me fui diciendo quién y en qué punto moría. Las muertes de los personajes, sobre todo cuando son inesperadas para el lector, tienen un efecto dramático potente. Ninguna de las muertes es gratuita, todo tiene un sentido.


La Editorial Hidra publicó un añadido titulado Construyendo Rocavarancolia que se vendía junto a la trilogía entera ¿sabes si lo van a sacar a la venta de una forma individual?

Ese añadido es un cuadernillo de apenas cincuenta páginas con dos relatos antiguos míos, dos cuentos que, de alguna manera, me sirvieron de inspiración para luego construir Rocavarancolia. Como bien comentas iba incluido en el pack que contiene la trilogía completa y dudo mucho que se venda de forma separada.


Pensando en el futuro.

¿Hay algún otro mundo en tu cabeza con el que nos vayas a hacer disfrutar en futuros libros?

Ahora toca visitar territorios que ya he visitado en anteriores libros. El universo de Las fuentes perdidas da mucho juego y es sobre el que estoy trabajando ahora. Esa novela estará terminada a lo largo de este año.


¿Se puede adelantar si pronto contaremos con otro de tus libros en nuestras estanterías?

Si todo va bien y nada se tuerce para primavera del año próximo habrá un nuevo libro mío en las estanterías. Crucemos los dedos que ya sabemos que vivimos tiempos extraños.


Y para acabar… fantaseemos un poquito.

Un amigo mío y yo desde que leímos El ciclo de la Luna Roja, estamos convencidos de lo estupendo que sería que sacaran una adaptación cinematográfica de tu trilogía, ¿qué piensas al respecto? ¿eres de los que prefieren que la obra se quede como está o que daría una oportunidad a ese género caprichoso que es el cinematográfica.

Veo prácticamente imposible que la saga sea llevada al cine y siempre que me preguntan al respecto suelo hacer la broma de que a mí lo que de verdad me gustaría es que se convirtiera en un musical o en un espectáculo de sombras chinescas; considero que las posibilidades de que sea adaptada a película vienen a ser básicamente las mismas.
De todas formas hay una cosa que tengo clara, las adaptaciones de libros son eso mismo: adaptaciones; son la visión del director y su equipo del libro en cuestión, si alguien quiere fidelidad para eso está el libro; las películas son otra cosa, otro medio diferente.


¿Alguna vez te has imaginado a algún actor interpretando a alguno de tus personajes? Si es así ¿nos cuentas alguno?

Tengo que confesar que nunca lo he hecho. En mi cabeza tienen rasgos propios, no se parecen a nadie más que a ellos mismos. Aunque me divierte ese juego de poner cara famosa a los personajes de mis libros prefiero que sean los lectores quienes lo hagan.

4 comentarios:

Malabaricien dijo...

Muchas muchas gracias por esta entrevista, tenía muchísimas ganas de leerla. Ahora me quedo con ganas de leer más parte de su trabajo, que estoy convencido que me encantará. De nuevo, muchas gracias, a ireth y a cotrina por dedicar el tiempo y la amabilidad necesaria para esta fabulosa entrevista

Soycazadoradesombrasylibros dijo...

Ohhh te ha quedado de lujo, preguntas variadas acerca de todo <3 me ha gustado leer la entrevista ya que me introduzco un poco mas en la cabeza de este autor

Un besote guapa

Marta Cruces Díaz dijo...

Muchas gracias a los dos, la verdad es que me gustó mucho pensar las preguntas y, sobre todo, leer las respuestas porque quería saber lo que pensaba =D
Pronto habrá más entrevistas ^-^

Malabaricien dijo...

Ya he empezado Las Fuentes Perdidas y puedo decir que las 5 primeras páginas son absorbentes, pero eso si, es de los comienzos más raros, confusos, rocambolescos y tétricos que he leído. Con la primera página pensé que me estaba volviendo loco o leyendo en otro idioma, y según leía cada vez comprendía menos. Sólo compartiré una escena de la tercera página que me ha parecido tremenda, para picar a los ávidos lectores.

Una lluvia quieta de perlas de sangre, y un cuerpo despellejado sobre una cama, atado a ella con cuerdas tejidas con sus propias vísceras y empalado al colchón con sus propias costillas

Ala, ahí lo dejo...